Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Conflicto en Oriente Próximo

Hamás apoya denunciar a Israel ante la Corte Penal Internacional

La milicia palestina ejecuta a otros cuatro supuestos colaboracionistas en Gaza. Egipto plantea nuevas negociaciones

Una palestina frente a las ruinas de su casa en Gaza.
Una palestina frente a las ruinas de su casa en Gaza. REUTERS

Hamás ha confirmado esta mañana que apoya al presidente palestino, Mahmud Abbas, en su plan de reconocer a la Corte Penal Internacional (CPI), el tribunal de La Haya en el que podría denunciar a Israel por crímenes de guerra, contra la humanidad y genocidio. Los islamistas se suman a la iniciativa pese a que, en el momento en el que el Gobierno palestino asuma que este Alto Tribunal tiene jurisdicción en sus territorios, automáticamente también su milicia puede ser investigada por los mismos crímenes. [Las milicias palestinas ajusticiaron hoy a otras cuatro personas a las que acusaron de colaborar con Israel, acción que eleva a 25 el número de ejecuciones extrajudiciales en Gaza en las últimas 72 horas, informa la agencia Efe. Según testigos, hombres armados tirotearon a las cuatro personas en una plaza junto a la conocida mezquita de Al Jilafa ante cientos de personas. La Autoridad Nacional Palestina (APN) condenó hoy esta práctica, que calificó de acción a sangre fría al margen de la ley que el pueblo palestino condena. Sostiene que el proceso judicial por el que se les condenó a muerte es “ilegal”, está “fuera del sistema palestino”. “Fueron asesinados a sangre fría bajo la premisa de Hamás de que quien no está conmigo, está contra mí”, han dicho un portavoz del presidente Abbas].

Abbas envió a principios de mes un documento a todos los grupos palestinos pidiendo que lo respaldasen en este paso. El 5 de agosto su ministro de Exteriores, Riyad al Malki, viajó a Holanda para interesarse por el proceso de incorporación a la CPI. Entonces aún se esperaba la respuesta de Hamás y la Yihad Islámica. Hoy todos han firmado ya ese papel. El aval de las facciones palestinas es pleno.

Moussa Abu Marzouk, un portavoz de Hamás con residencia en El Cairo, ha confirmado que los suyos han dado ya ese visto bueno por escrito a Abbas. Y lo han hecho porque “no hay nada que temer”. “Nuestra resistencia es legítima y por eso puede someterse a las leyes internacionales, porque ejercemos la autodefensa”, ha abundado Mushir Al Masri, otro portavoz de los islamistas, informa Reuters.

Hasta noviembre de 2012, el Ejecutivo palestino no tenía posibilidad de reconocer la CPI. Sin embargo, entonces Palestina fue abrumadoramente reconocida como Estado observador (no miembro) en la Asamblea General de Naciones Unidas, lo que le abría las puertas a su incorporación a organismos y convenios internacionales. Entre ellos se encuentra el Estatuto de Roma, por el que se constituyó el tribunal de La Haya. La población palestina es muy favorable a la denuncia contra Israel en este organismo, pero Abbas se ha refrenado desde entonces, en parte por la petición –más bien exigencia- de Estados Unidos de que así lo hiciera, y en parte por la amenaza de represalias de Israel –desde anexiones en Cisjordania a congelación de transferencias-.

Israel firmó el Estatuto de Roma pero no lo ratificó, por lo que en la práctica no se siente vinculado por lo que haga la CPI. Sin embargo, una denuncia puede ser un golpe moral importante, además de acarrear notables problemas en los países que sí reconocen el tribunal para aquellos políticos o militares demandados.

El presidente Abbas ha dado esta mañana una rueda de prensa en El Cairo en la que ha mostrado su optimismo por este frente común palestino, aunque no ha indicado cuándo podrían efectivamente dar el paso y sumarse a la Corte. Ha informado de que está tratando de impulsar un alto el fuego prolongado, con la ayuda de potencias internacionales. Va a pedir ayuda a Naciones Unidas y, anuncia, el texto podría incluso contemplar un calendario para la declaración de un estado palestino pleno. Abu Marzouk ha dicho a Al Yazira que, de hecho, Hamás no va a admitir más treguas parciales sino que sus “esfuerzos” se centran en lograr una solución “a largo plazo” con “ayuda internacional”, palabras en la línea de las de Abbas.

La oficina del presidente egipcio Abdelfatá al Sisi, con quien se ha visto Abbas hoy, ha confirmado que va a invitar oficialmente a Hamás y a Israel, de nuevo, a volver a la mesa de negociaciones.

En Gaza, el día deja al menos cinco muertos más, en un ataque en el barrio central de Al Zawayda; entre ellos tres menores de edad con lo que serían ya 480 los niños asesinados desde que comenzaron las hostilidades, y 17 heridos después de que un ataque aéreo israelí destruyera un edificio residencial de 12 plantas en pleno centro de la ciudad. Ambos bandos reconocieron el ataque, aunque fuentes isralíes arguyeron que se trataba de un inmueble utilizado como comando central de Hamás. En total ya la cifra de muertos asciende a 2.098, indica el Ministerio de Salud de Gaza. Este sábado, Israel ha golpeado además otros 30 objetivos y las milicias han lanzado 17 cohetes, que han dejado dos heridos moderados. Esta madrugada, el Ejército israelí ha tenido que mandar una nota de rectificación, después de que anoche dijera que el mortero que acabó con la vida de un niño de cuatro años había sido lanzado desde una escuela de Naciones Unidas. La información no era cierta. UNRWA ha hecho un llamamiento a Israel para que “compruebe” sus datos antes de hacerlos públicos. A través de mensajes y notas, además, el Ejército está pidiendo a los gazatíes que eviten las zonas de “actividad terrorista”- “La campaña no ha terminado. Cuidado”, advierte.