Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reino Unido revisa contratos con Israel por 10.000 millones de euros

David Cameron: "Atacar civiles está mal y es ilegal; las escuelas no pueden ser blanco militar"

El primer ministro británico, David Cameron.
El primer ministro británico, David Cameron. Getty

El silencio del primer ministro británico, David Cameron, respecto a los bombardeos indiscriminados de civiles en Gaza por parte de Israel se rompió este lunes ante la presión de la opinión pública y de su principal rival político, Ed Miliband, líder de los laboristas, quien hace días que le pide que se pronuncie ante el conflicto y sea contundente con Israel. “Atacar civiles está mal y es ilegal”, dijo Cameron a la BBC al ser preguntado sobre las palabras del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien ha acusado a Israel de cometer “un ultraje moral y un acto criminal” al bombardear, el domingo, una escuela refugio de la ONU.

“Creo que la ONU está en su derecho a protestar, porque la ley internacional es muy clara y dice que los civiles y las escuelas no pueden ser blanco militar, si es eso lo que ha ocurrido”, dijo Cameron. Se decidió a hablar durante las celebraciones de conmemoración del inicio de la Primera Guerra Mundial y tras el tercer ataque sufrido por una escuela que la ONU utiliza como centro de refugiados en Gaza, donde murieron diez palestinos.

Pero las palabras de Cameron, muy comedidas, evitaron enjuiciar a Israel, un país con el que Reino Unido tiene pendientes contratos de venta de armas y material militar por valor de 7.900 millones de libras, según un informe de la Cámara de los Comunes hecho público la semana pasada. No obstante, según una portavoz del Gobierno de Cameron, las licencias de exportación a Israel “están siendo revisadas para asegurarnos de que son apropiadas”. En declaraciones posteriores, añadió que “la situación ha cambiado respecto al momento en que aprobamos esas licencias pero de momento no se ha tomado ninguna decisión, simplemente estamos revisando los contratos”.

Londres investiga de urgencia la posible muerte de un cooperante británico en la Franja

Según el diario The Independent, los motores y la tecnología de vigilancia que utilizan los drones Hermes 350 con los que Israel ha bombardeado Gaza desde que comenzó el conflicto hace 28 días proceden del Reino Unido. Organizaciones como Amnistía Internacional están presionando con campañas diversas para que el Gobierno británico suspenda todas sus ventas de armas a Israel y además exija públicamente el fin del bombardeo de civiles. También le han pedido a Cameron que investigue qué armas utilizadas por Israel para atacar civiles son de origen británico. Andrew Smith, de la organización Campaign Against Arms Trade, afirmó en el citado diario: “Tiene que haber un embargo inmediato de armas y componentes a Israel. Cuando los Gobiernos venden armas en zonas de guerra no se les puede absolver de la responsabilidad de lo que ocurre cuando se utilizan esas armas”.

El conflicto de Gaza también está siendo utilizado en Reino Unido como arma política. Ed Miliband, líder de los laboristas, lleva pidiéndole a Cameron que condene los ataques de Israel a civiles desde la semana pasada, momento en que toda la comunidad internacional, incluido Estados Unidos, pareció coincidir en su condena a las acciones de Israel. El domingo, Miliband afirmó: “Es necesario que los políticos hablemos sin timidez y con sinceridad de lo que realmente está pasando”; también llamó al Gobierno de Cameron a pronunciarse. “Hacerse oír es necesario para presionar a Israel, igual que hay que presionar a Hamás, una organización terrorista, para que cese la violencia”.

Por otra parte, Reino Unido está investigando con urgencia si uno de los fallecidos en Gaza este domingo es un cooperante británico que transportaba material a un hospital. Según los medios británicos habría fallecido el domingo a consecuencia de un ataque israelí.