Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las aerolíneas reanudan vuelos mientras Hamás mantiene sus ataques

Dos palestinos muertos y 59 heridos en Cisjordania en protestas contra la ofensiva en Gaza

Soldados iraelíes vigilan a prisioneros palestinos capturados durante la invasión de Gaza Ampliar foto
Soldados iraelíes vigilan a prisioneros palestinos capturados durante la invasión de Gaza REUTERS

La decena de aerolíneas norteamericanas, canadienses y europeas que en el martes anularon sus vuelos con destino y origen en Israel han optado volver a operar en el aeropuerto internacional Ben Gurion. La decisión de suspender los viajes se tomó después de que un cohete de las milicias palestinas impactara en campo abierto, cerca del aeródromo, lo que disparó las alarmas, tras dos semanas de proyectiles milimétricamente interceptados. Ahora, oficialmente, indican que han “evaluado” las condiciones de las últimas horas y las garantías del Ministerio de Transportes de Israel, que les ha asegurado que el recinto estará blindado.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, pidió en la madrugada de ayer al secretario de Estado norteamericano, John Kerry, que hiciera revertir el veto, que estaba causando un daño económico y de imagen al país. La decisión de la Administración Federal de Aviación estadounidense se produjo un par de horas después del encuentro entre ambos líderes. Fuentes del ministerio israelí confirman que se ha reducido el número de viajeros recibidos a 60.000, de los cerca de 100.000 que se esperaban.

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) reitera su petición de que las autoridades de aviación civil de los Estados miembros “evalúen los riesgos” de estos vuelos, basándose en los estándares que emplean las operadoras —las propias aerolíneas—. Un portavoz de la agencia comunitaria admitió el miércoles que están “en contacto permanente” con sus homólogos norteamericanos sobre la situación en Israel, informa Ignacio Fariza. Sin embargo, Lufthansa y otras compañías mantenían ayer la suspensión de vuelos.

Mostrador del aeropuerto de Ben Gurión ampliar foto
Mostrador del aeropuerto de Ben Gurión REUTERS

No ha habido contraorden, ni siquiera con la nueva andanada de cohetes que ayer lanzó Hamás contra el aeropuerto, dos ráfagas espaciadas 15 minutos, a media mañana. La Cúpula de Hierro —el sistema de defensa antiaérea— interceptó los cinco proyectiles. Las sirenas sonaron de nuevo en el Ben Gurion por la tarde, pero fue una falsa alarma. “Tenemos material para seguir más de un mes”, avisó un portavoz de Hamás a la agencia Maan.

El Ejército israelí explicó que desde el inicio de la ofensiva terrestre en Gaza, hace una semana, la media de cohetes lanzados por Hamás ha bajado a entre 60 y 80 al día, cuando en los días de mayor virulencia rozaron los 200. Su radio de acción también se ha reducido: han pasado de alcanzar Haifa, casi 140 kilómetros al norte de la frontera, a llegar a Tel Aviv como tope, a unos 45 kilómetros. Fuentes militares afirman que el Ejército ha localizado 31 túneles.

La cifra de muertos israelíes se mantiene en tres civiles y 32 militares, además de 124 uniformados heridos. Defensa confirmó ayer que había detenido a 150 palestinos en el sur de la Franja que se habrían entregado. Están siendo interrogados. Además, las autoridades aseguraron que se abortó un supuesto atentado suicida gracias a la policía egipcia; el supuesto ejecutor fue abatido.

El derechista Reuven Rivlin releva a Simón Peres en la presidencia israelí

El Gabinete israelí se reunió ayer y, contra lo previsto, sólo aprobó ayudas económicas a las zonas más afectadas por los cohetes y no por profundizar la ofensiva. El presidente, Simón Peres, que ayer pronunció su discurso de despedida en el Parlamento israelí, donde dio el testigo a Reuven Rivlin (Likud) indicó que la solución de los dos Estados sería la única que traería la calma a Oriente Próximo.

La indignación por Gaza causó ayer noche la muerte de dos jóvenes, uno de 19 años y el otro de edad no precisada, en el campo de refugiados de Qalandia, en Cisjordania, durante una manifestación de más de 10.000 personas, según datos de la policía palestina. Otras 59 personas resultaron heridas, siete de gravedad y una, en estado crítico. La celebración de uno de los momentos clave del mes de Ramadán, la Laylat Al Qadr o Noche del Destino, aumentó la participación, entre la furia y la fe. Se espera que hoy sea un día de incidentes en Jerusalén, donde esta semana hubo tres intentos de linchamiento de árabes por parte de judíos nacionalistas.