Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El espionaje a aliados abre una brecha entre Obama y sus servicios secretos

El presidente no fue informado de la detención del agente doble en Alemania

Angela Merkel interviene ante los medios durante su visita a la Casa Blanca, en mayo.
Angela Merkel interviene ante los medios durante su visita a la Casa Blanca, en mayo. Bloomberg

La detención de como mínimo un agente norteamericano infiltrado en los servicios secretos de Alemania, uno de los aliados más cercanos de Estados Unidos, entorpece la relación entre ambos países y revela el desconocimiento, por parte del presidente Barack Obama, de las acciones de sus propios espías.

Cuando Obama habló por teléfono con la canciller alemana Angela Merkel el jueves pasado sobre Ucrania y otros asuntos bilaterales, ni uno ni la otra mencionaron la detención del doble agente, ocurrida un día antes. Al presidente no le había llegado la noticia, según The New York Times. No está claro si la noticia llegó a John Brennan, el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA)

Pero la CIA sabía desde días antes, quizá semanas, que su hombre en el Servicio de Información Federal (BND) se encontraba en una situación comprometida, según el citado diario.

Como ocurrió en otoño de 2013 con las revelaciones sobre el espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) a la canciller alemana, Angela Merkel, el nuevo caso supone un contratiempo para el presidente en un momento en que necesita a Alemania en cuestiones que van desde el conflicto con Rusia en Ucrania hasta la negociación de un acuerdo comercial con la Unión Europea.

La pregunta del día es: ¿quién manda? ¿sabe la Casa Blanca lo que hace la comunidad de inteligencia?”

Obama ha dicho en varias ocasiones que los agentes no deberían espiar a alguien sólo porque dispongan de las capacidades para hacerlo. Los espías deben tomar en cuenta otras variables —los costes diplomáticos de sus acciones, por ejemplo— a la hora de adoptar la decisión de vigilar a un objetivo.

Pero en el caso de la NSA y de la infiltración en el BND, la diplomacia y el espionaje van por caminos distintos: sus intereses no siempre coinciden y a veces se contradicen. Y el presidente, que aparentemente tampoco conocía que la NSA pinchaba el teléfono de Merkel, da la imagen de estar desbordado por unos servicios de inteligencia a los que no siempre controla.

“La pregunta del día es: ¿quién manda? ¿sabe la Casa Blanca lo que hace la comunidad de inteligencia?”, dice el historiador Matthew Aid, autor de libros sobre la NSA y los servicios de inteligencia de EE UU.

Las documentos sobre la NSA, filtrados a la prensa por el exagente Edward Snowden, destaparon una vasta red de espionaje electrónico. Y abrieron el debate sobre la influencia un complejo de espionaje industrial —similar al complejo militar-industrial cuya influencia denunció el presidente Dwight Eisenhower denunció en 1961— que en parte escapa a la tutela política.

Fuentes anónimas de la Casa Blanca expresaron a The New York Times su desconcierto por no haber recibido la información sobre la detención del agente doble, ni sobre el hecho de que llevaba semanas bajo vigilancia alemana. El caso no resultaría tan incómodo si no complicase la relación de Obama con Merkel, su aliada privilegiada en Europa.

El mandatario no aludió al asunto al hablar por teléfono con Merkel

Pero los gestos que el presidente de EE UU está dispuesto a hacer para apaciguar el enfado de la canciller son limitados. EE UU se resiste a firmar con Alemania un acuerdo de no agresión en materia de espionaje, similar al que mantiene con Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

El escándalo de la NSA llevó a Obama prometer que los agentes norteamericanos no volverían a pinchar el teléfono de Merkel. Pero se ha reservado el derecho a que los servicios de EE UU sigan trabajando en territorio alemán y espiando a altos responsables del Gobierno de este país.

No es habitual que los presidentes de EE UU, que cada mañana reciben un informe de inteligencia, se interesen por el detalle de las operaciones. Quieren conocer los resultados, no los métodos. Y el espionaje entre aliados no les llama la atención, porque no es nuevo.

En 1995, Francia expulsó a cinco agentes de la CIA, entre ellos Dick Holm, el jefe de la delegación de la agencia en París, por espionaje en el marco de unas negociaciones comerciales. Jonathan Pollard —un norteamericano que en los años ochenta pasó documentos clasificados a Israel, uno de los aliados más cercanos de Washington— lleva casi 29 años encarcelado en EE UU.

El caso alemán es particular, explica Aid. “Nosotros pusimos en marcha el BND”, dice. Y recuerda que fueron los ocupantes norteamericanos quienes fundaron los servicios secretos alemanes tras la Segunda Guerra Mundial, entonces bautizados como Organización Gehlen por el nombre del militar de la Wehrmacht elegido para dirigirla.

Desde entonces, añade el experto en espionaje, EE UU ha suministrado al BND fondos y tecnología. “Seguimos estando implicados, día a día, en todos los aspectos de las operaciones del BND. Sabemos más de lo que hace el BND que lo contrario”, dice. “Describiría nuestra relación con el BND como íntima”.

La ironía, concluye, es que seguramente la CIA no necesite a un infiltrado en estos servicios secretos para conocerlos por dentro.

Más información