En el lugar más rico de Sudamérica, la vida del peatón vale poco

El 80% de las carreteras de São Paulo, altamente riesgosas para conductores y peatones

Las vías paulistas, entre las más inseguras de Brasil.
Las vías paulistas, entre las más inseguras de Brasil. BANCO MUNDIAL

La vida pende de un hilo, o de un pedal, en las carreteras del estado de São Paulo, el área más próspera y poblada de Brasil y de Sudamérica, y cuya capital es ahora una concurrida sede de la Copa Mundial

Allí, andar en moto o a pie puede aumentar considerablemente el riesgo de morir en un accidente. Nada menos que 80% de las vías de São Paulo son consideradas de alto riesgo para motociclistas. El número baja levemente a 75% para peatones y a 62% para automovilistas.

Los datos son de un nuevo estudio que analizó la mitad de los más de 8.000 kilómetros de carreteras del estado como parte de un proyecto del Banco Mundial para mejorar la seguridad de las vías paulistas, que se encuentran entre las más inseguras del país.

Más información
Domar al monstruo
El atasco
El teletrabajo como solución a los problemas de tráfico de São Paulo
La Avenida Paulista, frontera de la vieja São Paulo
Dos ciudades, un solo escenario
España aspira al tren de alta velocidad en Brasil

Sucede que en los países en desarrollo, y Brasil no es excepción, ocurren el 92% de las muertes viales del mundo, pese a que sólo tienen el 53% total de los vehículos, según la Organización Mundial de la Salud.

En 2012, casi 41.000 brasileños perdieron la vida en las carreteras. La tasa de mortalidad excede a casos como los de India y China, las economías más pobladas del mundo, según el especialista en transporte del Banco Mundial Eric Lancelot.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

"A pesar de muchas diferencias regionales, todo Brasil está experimentando una epidemia de inseguridad", añade Paulo Guimarães, asesor del Observatorio Nacional de Seguridad Vial. Señala que en 2013, 54.000 familias fueron compensadas debido a accidentes.

El gobierno federal tiene como objetivo reducir en un 50% la tasa de mortalidad vial para el 2020. Pero hasta entonces, aún hay mucho por hacer para que los feriados y fines de semanas no terminen siendo fechas trágicas para muchos brasileños.

Alto riesgo

El consenso de los especialistas y responsables de políticas públicas apunta a aplicar conjuntamente una serie de respuestas que antes se hacían por separado: aumentar la seguridad de los vehículos - como lo hizo recientemente Argentina - hacer cumplir enérgicamente las leyes de tránsito, invertir en educación y mejorar la infraestructura.

Otro número preocupante del estudio sobre la seguridad vial en São Paulo se refiere a las pérdidas económicas. El estado pierde $14,3 mil millones de dólares por año –equivalente al PIB de Jamaica- a causa de muertes y lesiones en accidentes viales.

Una inversión de US$ 1.140 millones —0.19% del PIB del estado— en infraestructura y seguridad podría evitar cerca de 80.000 muertes y lesiones graves en 20 años, reduciendo la actual tasa en 40%, de acuerdo al estudio.

La ONU conmemora la Década de Acción para la Seguridad Vial hasta el 2020. Durante este período, los países miembros se han comprometido a adoptar nuevas medidas para hacer frente a la principal causa de muerte entre la población de 15 a 29 años.

Brasil tiene el potencial de convertirse en un modelo global en esta materia, según los expertos.

"Podría hacer con la seguridad vial, lo que hizo con los programas sociales como Bolsa Familia: convertirse en un líder en el tema y un ejemplo para otros países en desarrollo", sostuvo Boris Utria, coordinador general de las operaciones del Banco Mundial en Brasil.

Mariana Kaipper Ceratti es productora online del Banco Mundial.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS