Rajoy negocia una “responsabilidad importante” para De Guindos en la UE

El presidente dice que en Europa hay “buena opinión” de su titular de Economía

Rajoy, este viernes en Bruselas, tras la cumbre.
Rajoy, este viernes en Bruselas, tras la cumbre.STEPHANIE LECOCQ (EFE)

“He detectado que hay una buena opinión respecto a esa persona [el ministro de Economía español, Luis de Guindos], pero no quiero adelantar acontecimientos, aunque acabo de hacerlo como usted habrá percibido”.

Sin abandonar la ambigüedad que se atribuye al carácter gallego, Rajoy dejó entrever lo obvio. Aunque el reparto de puestos en las instituciones europeas se decide formalmente paso a paso, empezando por la Presidencia de la Comisión —para la que el Consejo Europeo propuso este viernes formalmente al luxemburgués Jean-Claude Juncker— las negociaciones se desarrollan entre bambalinas y nadie suelta una baza sin asegurarse de que el resultado final será favorable a sus intereses.

Y el interés de España, que muchas veces se ha quejado de que está subrepresentada en Bruselas, pasa por situar a De Guindos al frente del Eurogrupo y obtener una cartera de peso (Mercado Interior, Comercio o Energía) para su candidato a comisario, Miguel Arias Cañete.

Más información

Rajoy tuvo este viernes palabras de elogio para ambos, de quienes dijo que “tienen un currículum que merece el respeto de todo el mundo”, y especialmente para su titular de Economía. “Estoy muy satisfecho de él y me gustaría que tuviera una responsabilidad importante”, afirmó. Agregó, eso sí, que “es un tema que ahora mismo no está planteado”, ya que ni siquiera se conoce cómo será el esquema del futuro Ejecutivo comunitario.

Será el próximo día 16, después de que Juncker sea investido por el Parlamento Europeo, cuando los mandatarios vuelvan a reunirse en Bruselas para cerrar el puzle. El francés Hollande pidió este viernes una vicepresidencia, que tendría poderes más amplios que las actuales si la nueva comisión se organiza a partir de áreas que serían coordinadas por un supercomisario, tal como reclaman los países grandes con el argumento de ganar operatividad y rechazan los pequeños, temerosos de quedarse con comisarios de segunda.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

El italiano Renzi quiere a su ministra de Exteriores, Federica Mogherini, como Alta Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común; y España, cuarta economía de la zona euro, pide la presidencia del Eurogrupo. Para lograr este objetivo, hace falta que el puesto sea de dedicación exclusiva y encontrar acomodo, probablemente como comisario, a su actual titular, el ministro holandés de Finanzas, Jeroen Dijsselbloem.

Rajoy presentó  la designación de Juncker —con la férrea oposición del británico David Cameron— como un triunfo y lo calificó de “europeísta convencido y gran amigo de España”. Pero Rajoy se lo pensó mucho antes de brindarle su apoyo, en el congreso del Partido Popular Europeo celebrado en Dublín en marzo pasado, y en las últimas semanas se ha mantenido en un discreto segundo plano mientras se libraba una despiadada batalla en torno a su candidatura, con Merkel como árbitro.

El presidente español ni siquiera participó en la cena que el jueves por la noche, víspera de la elección de Juncker, celebraron los mandatarios de la UE en Ypres (Bélgica). Este viernes justificó su ausencia alegando que era “su obligación” acudir a la cumbre de la Unión Africana en Malabo (Guinea Ecuatorial), donde era el único líder europeo invitado, y que tampoco se había perdido nada. “Ha sido la cena que menos tiempo duró”, se excusó.

Una vez que los europeos acudieron a las urnas, el pasado 25 de mayo, Rajoy dejó claro que el presidente de la comisión debía ser el candidato del partido ganador (es decir, Juncker) y habló con él para asegurarse de que su programa recogería las inquietudes españolas. Ayer se dio por satisfecho, pues no solo prioriza el crecimiento y la creación de empleo, sino que apuesta por mejorar las interconexiones eléctricas o reforzar la política de inmigración, con un reparto equitativo de cargas.

Ni siquiera criticó la resistencia a relajar el objetivo de déficit. Recordó que el Pacto de Estabilidad, con el que dijo sentirse “cómodo”, permite cierta flexibilidad, de la que España se benefició en 2012. Y aseguró que ya no es algo que le preocupe.

DINAMARCA | Helle Thorning-Schmidt

Primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt, de 47 años, es la favorita para presidir el Consejo Europeo si los socialdemócratas logran la plaza. Sería la primera mujer que ocupa ese puesto. Fue europarlamentaria, habla francés y se graduó en el prestigioso Colegio de Brujas.

ITALIA | ENRICO LETTA

Ex primer ministro, socialdemócrata, es una fiable alternativa a la candidata danesa. Letta, de 47 años, se granjeó como jefe de Gobierno el favor de los socios de la UE por su firme europeísmo; en contra tiene que ahora Roma podría “conformarse” con la cartera de Exteriores europea.

ESPAÑA | LUIS DE GUINDOS

Ministro de Economía, de 54 años y con amplia experiencia en la empresa privada (Lehman Brothers y Price Waterhouse Coopers). Si, como parece previsible, es elegido al frente del Eurogrupo en sustitución del holandés Jeroen Dijsselbloem, sería el primer presidente de un país en crisis.

FRANCIA | PIERRE MOSCOVICI

Ministro de Economía, de 54 años y con amplia experiencia en la empresa privada (Lehman Brothers y Price Waterhouse Coopers). Si, como parece previsible, es elegido al frente del Eurogrupo en sustitución del holandés Jeroen Dijsselbloem, sería el primer presidente de un país en crisis.

POLONIA | Radoslaw Sikorski

Ministro de Exteriores, de 51 años, parecía el candidato ideal a Alto Representante de Política Exterior —tiene experiencia internacional y procede del Este de Europa— hasta que un escándalo de escuchas telefónicas le estalló en las manos esta semana. También se critica su línea dura con Rusia.

ITALIA | MOGHERINI

Ministra de Exteriores, de 41 años, aspira a la jefatura de la diplomacia europea, el puesto que más candidatos concita (hasta cinco, entre ellos el sueco Carl Bildt). En contra juega su inexperiencia política; a favor, su etapa como jefa de la delegación italiana ante la Asamblea Parlamentaria de la OTAN.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50