Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos palestinos mueren en un incidente en la búsqueda de tres israelíes secuestrados

El Ejército de Israel alega que disparó al ser atacado con 'cócteles molotov' en Dura, Cisjordania

Allegados rodean el cadáver, en un hospital de Dura, Cisjordania Ampliar foto
Allegados rodean el cadáver, en un hospital de Dura, Cisjordania EFE

El Ejército israelí mató esta mañana a un niño palestino de 13 años en enfrentamientos registrados en la localidad cisjordana de Dura, próxima a Hebrón, durante la operación de rescate de tres jóvenes judíos secuestrados hace ocho días en Cisjordania. Lo alcanzó en el pecho una bala de fusil automático durante una refriega entre soldados israelíes y jóvenes palestinos, que les tiraron piedras. Miles de palestinos acudieron el viernes al funeral del chico en Hebrón.

Otros tres jóvenes resultaron heridos de gravedad en el campo de refugiados de Kalandia, próximo a Ramala, también por disparos israelíes. El Ejército admite el uso de munición de combate en respuesta a adoquines, bombas incendiarias y cohetes pirotécnicos. Hay un soldado herido leve. Según fuentes palestinas, uno de los jóvenes heridos murió más tarde en un hospital de Jerusalén. Tenía 22 aõs. De confirmarse, sería la tercera muerte desde que, hace una semana, comenzó el operativo de busca de los tres secuestrados en el área de la ciudad sureña de Hebrón.

Más de 330 palestinos han sido detenidos desde entonces. 25 de ellos en la pasada noche. Aunque la operación sigue centrada en Hebrón, donde se ha restringido el movimiento de personas y mercancías, las detenciones se extendieron a toda Cisjordania.

Las operaciones del Ejército israelí en Palestina Reuters Live!

Tienen un doble objetivo. Por un lado, la busca de los chicos desaparecidos. Los mandos militares admiten que también persiguen “debilitar a Hamás cuanto sea posible”. Israel culpa del triple secuestro al brazo armado del grupo islamista palestino, considerado terrorista por la Unión Europea y Estados Unidos. Israel responsabiliza además al presidente de la Autoridad Nacional, Mahmud Abbas, por haber pactado con ellos un Gobierno de reconciliación. El partido de Abbas, Al Fatah, anunció dicho pacto el pasado abril. Este mes presentaron el nuevo Ejecutivo de unidad. Los palestinos quieren dejar atrás siente años de división, en los que Al Fatah gobernó en Cisjordania y Hamás, en la Franja de Gaza.

Defensa dice que las investigaciones parten de “la premisa” de que los tres secuestrados, jóvenes estudiantes de religión de 16 y 19 años, siguen con vida. Desaparecieron cuando regresaban a sus casas haciendo autostop desde unas escuelas talmúdicas situadas en asentamientos israelíes en la Cisjordania controlada directamente por Israel, la llamada Área C.

Hebrón es una ciudad de particular relevancia religiosa para musulmanes y judíos. También es un centro económico crucial para los palestinos, ahora ahogado por las medidas extraordinarias impuestas por el Ejército israelí. Un alto mando explicaba miércoles a un grupo de periodistas que “es difícil decidir dónde se aplica más presión” cuando se está ante un grupo “terrorista sin estructura de Estado”, como es el caso de Hamás en Cisjordania. Aclaró que los civiles palestinos “tienen que sentir que, si se secuestra a alguien en su territorio, ellos van a sufrir” las consecuencias. Según dijo creer, en Hebrón “lo entienden” y por eso no estamos ante un levantamiento masivo contra el Ejército.

No obstante, muchos en Cisjordania temen que la presión sobre los civiles y el goteo de muertes desemboque en una escalada violenta de mayor magnitud. Los portavoces palestinos hablan de “un castigo colectivo” contra los vecinos árabes de la ciudad.

Para los creyentes, Hebrón alberga la tumba de Abraham, una figura bíblica de mucha devoción en ambas religiones. También fue el escenario de diversas masacres, más menos brutales, entre judíos y musulmanes en los últimos cien años. Su casco histórico muestra las cicatrices: calles desoladas y vedadas a los palestinos, reservadas para los alrededor de seiscientos judíos que habitan la colonia israelí en el corazón de la ciudad. Fuera de esta zona fantasmal que rodea la presunta tumba de Abraham, Hebrón tiene más de 150.000 vecinos.

Más información