Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kiev abre un corredor humanitario para facilitar la salida de civiles del este del país

El conflicto de Ucrania ha dejado más de 10.000 desplazados internos, según la ONU

Fuerzas ucranias en un control en la región separatista de Donetsk. Ampliar foto
Fuerzas ucranias en un control en la región separatista de Donetsk. AFP

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, ha ordenado abrir un corredor humanitario para permitir la salida de la población de Donetsk y Lugansk, las regiones del este del país donde prosiguen los combates entre el Ejército ucranio y los rebeldes que no reconocen la autoridad del Gobierno central. La apertura del corredor es una petición de rusos y rebeldes. Hasta ahora Kiev no la había aceptado porque consideraba que sus ataques en el este del país formaban parte de una operación “antiterrorista” que no perjudicaba a civiles. El Gobierno ucranio también temía el daño que en la guerra de propaganda entre los dos bandos pudieran hacerle las imágenes de evacuaciones, especialmente en Slaviansk, ciudad cercada por el Ejército ucranio y donde los combates han sido más cruentos.

Poroshenko encargó al Gobierno organizar el traslado de la población, garantizar la atención médica y desplegar puntos de reparto de alimentos en las zonas de la operación militar

Como primera concesión en las conversaciones de paz que desde hace tres días mantienen enviados de Kiev y Moscú, y ante las evidencias de que en Slaviansk están muriendo civiles, Poroshenko ha accedido. El presidente ha ordenado a sus fuerzas de seguridad que abran un paso franco a los civiles que quieran abandonar las zonas de combate, y que se aseguren su transporte, la atención médica y el reparto de agua, alimentos y medicinas. Ayuntamientos y demás autoridades locales deben acomodar a estos refugiados con el respaldo del Ejecutivo.

Desde la anexión por parte de Rusia de la península de Crimea el 18 de marzo, más de 10.000 civiles se han visto obligados a dejar sus casas en Ucrania, según la agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), informa Belén Domínguez Cebrián. A pesar de ello, “las autoridades ucranias no han solicitado ningún tipo de asistencia internacional”, declara por teléfono desde Ginebra Jens Laerke, miembro de ACNUR encargado de la zona.

El plan de paz ucranio

El plan de paz para las dos regiones rebeldes, anunciado por el presidente ucranio durante su investidura, contempla:

  • El estatus regional para la lengua rusa.
  • Mayores competencias para las regiones.
  • Una amnistía para aquellos milicianos que no hayan cometido delitos de sangre.
  • Descarta, sin embargo, que el país sea federal y la negociación con los líderes separatistas y su entorno, a los que Kiev califica como terroristas y criminales.

Aunque la iniciativa de Poroshenko impulsa su objetivo de “llegar a un alto el fuego esta misma semana”, el ejército ucranio no ha detenido los ataques en Slaviansk, Kramatorsk, y Krasni Limán, bastiones de la autoproclamada República Popular de Donetsk. Los rebeldes tampoco cejan en los combates. Según Kiev, su Guardia Nacional repelió la madrugada del martes un ataque de los prorrusos contra un puesto cercano al aeropuerto de Kramatorsk, durante el que habrían muerto 40 atacantes, cifra que los insurgentes desmienten y reducen a tres la cantidad fallecidos.

El ministro de exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha recibido la noticia de la apertura del corredor con muestras de satisfacción, aunque ha criticado que “en algunos lugares se está produciendo un incremento de operaciones militares” por parte de Kiev. Por eso ha exigido a Ucrania que cese sus ataques si espera que los rebeldes hagan lo propio.

Por otra parte, la Unión Europea (UE) ha informado de que el 17 de junio entregará a Ucrania 500 millones de euros conseguidos mediante la venta de bonos en los mercados de capital. Será el primer préstamo dentro del programa de asistencia financiera al país. Uno de los fines de ese dinero es el de abonar la deuda de más de 1.600 millones de euros que Kiev ha contraído con Rusia, y cuyo abono se está discutiendo estos días en Bruselas.

Fe de errores

En una versión anterior de este artículo, se decía que que Serguei Lavrov era ministro de Asuntos exteriores de Ucrania cuando en realidad lo es de Rusia.