Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Eurocámara emplaza a Juncker a buscar una mayoría para presidir la Comisión

La negociación entre los líderes de los 28 dará comienzo esta tarde entre voces discordantes

Jean-Claude Juncker, el pasado domingo en Bruselas. Ampliar foto
Jean-Claude Juncker, el pasado domingo en Bruselas. REUTERS

El candidato del Partido Popular Europeo (PPE), ganador de las elecciones europeas del domingo, ya tiene el visto bueno de la Eurocámara para intentar buscar el respaldo que le permita convertirse en nuevo presidente del Ejecutivo Comunitario. El luxemburgués Jean Claude-Juncker ha recibido este mediodía el respaldo de la conferencia de presidentes del Parlamento Europeo —órgano en el que todos los grupos políticos tienen representación— que exige a los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho un mandato claro que le permita empezar las negociaciones con el resto de grupos políticos con representación parlamentaria. Los mandatarios europeos, en cuyo seno ya hay corrientes divergentes, tendrán esta tarde una primera toma de contacto en Bruselas.

El acuerdo de la conferencia de presidentes ha sido interpretado como un revés para las aspiraciones del candidato socialdemócrata, Martin Schulz, de convertirse en el próximo presidente de la Comisión Europea. Desde que se conoció el resultado de los comicios, Schulz ha evitado apoyar a Juncker para que su candidatura no se viera lastrada. De hecho, su pretensión era iniciar en paralelo el proceso de negociaciones con el resto de fuerzas políticas en una suerte de carrera por quién lograba primero los apoyos parlamentarios necesarios.

El jarro de agua fría para Schulz venía de sus propias filas. “No hay motivos para que se retrase el proceso; pese a su retroceso, el PPE sigue siendo el mayor grupo del Parlamento y su candidato tiene derecho a iniciar las negociaciones”, ha afirmado el presidente de los socialdemócratas europeos, Hans Swoboda. Sin embargo, el propio Swoboda ha querido marcar las líneas rojas de su partido si Juncker pretende contar con su apoyo. “Nuestra prioridad es la creación de empleo, la puesta en marcha de una política de inmigración comunitaria y la lucha contra la evasión fiscal”, ha señalado. Él mismo será el encargado de entregar el texto pactado al todavía presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

El candidato que sustituya a José Manuel Durão Barroso al frente del Ejecutivo comunitario deberá lograr el apoyo de la Eurocámara por mayoría simple (más votos a favor que en contra). A tenor del resultado de las elecciones del domingo —213 escaños para el PPE y 190 para los socialdemócratas— y habida cuenta del auge de los partidos euroescépticos y eurófobos, Juncker necesitaría del apoyo socialista para hacerse con el puesto. Sin embargo, antes de dar el pistoletazo de salida a las negociaciones, y de acuerdo a lo dispuesto en los tratados de la UE, los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho deberán dar su visto bueno esta misma tarde. Las negociaciones intergubernamentales no serán nada sencillas ya que el primer ministro británico, David Cameron, y su homólogo húngaro, Viktor Orban, han dejado entrever en los últimos días su rechazo frontal al candidato luxemburgués.

Más información