CARTAS DE CUÉVANO
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

La Congregación del Mal

Yusuf y sus seguidores se volvieron terroristas contra toda forma de lo que llaman educación y cultura occidental

Al parecer, ni los propios miembros de la organización terrorista conocida como Boko Haram de Nigeria saben cuál es el verdadero significado de su nombre. Fundado en el pueblo de Maiduguri como Congregación del Pueblo por la Tradición del Proselitismo y la Yijad, ganaron el apodo de Boko Haram (que podría traducirse como “pecado prohibido”) como epíteto coloquial entre la gente que los identifica desde 2009 como extremistas islámicos no sólo con etimología indefinida, sino también sin límites en su credo enrevesado: la conversión forzosa de todo incauto a su interpretación particular del Islam, al tiempo que no conviven con la población musulmana y la profesión de unir todo militante de su concepto de religión, al tiempo que incluyen ahora criminales incrédulos, mercenarios sanguinarios y radicales irracionales. Mohammed Yusuf, fundador de esta Congregación del Mal, llegó a asegurar en una entrevista con la BBC de Londres que su cofradía luchaba por abatir no sólo la teoría de la evolución de Darwin y las oportunidades de educación entre mujeres, sino rechazar abiertamente la redondez de la Tierra. Para él y sus fanáticos ignorantes, la noción de que vivimos en un planeta esférico contradice las enseñanzas de lo ellos entienden por Islam, tanto como se niegan a creer que la lluvia es en realidad agua evaporada por el Sol.

La animalidad de la ignorancia se vuelve violenta no sólo porque su condición esencial contenga la palabra mal, sino porque se intentó combatirla no con la razón. Yusuf y sus seguidores se volvieron terroristas contra toda forma de lo que llaman educación y cultura occidental: violencia ante cualquier insinuación de democracia y ni imaginar el asco que les provoca escuchar que alguien hable de fotosíntesis. Sin embargo, antes de que muriera su líder Mohammed Yusuf se supo que llevaba una vida lujosa, que hablaba perfecto inglés y que tenía a su disposición un Mercedes Benz con chofer.

Entra en escena Abubakar Shekau, quien es ahora responsable del secuestro de más de doscientas niñas nigerianas y a quien podemos ver en un terrorífico video donde habla con la cabeza inclinada como pantera, con su metralleta cuerno de chivo como báculo, la mirada de odio puro y la mano que se extiende hacia la cámara como lengua de víbora. Según informa José Naranjo en las páginas de este diario, Shekau es un veneno escurridizo y sanguinario a quien en varias ocasiones se daba por muerto y nadie sabe con precisión si realmente nació en el norte de Nigeria o en la vecina Níger. No se saben las fechas de su edad, pero sí la trayectoria con la que heredó comandar a la Congregación del Mal fundada por el irracional Yusuf. La frase que explica su curriculum quedó filmada otro video donde afirma “Disfruto matando a todo aquel que Dios me ordena matar, de la misma manera que disfruto matando pollos y carneros”.

Gilbert Keith Chesterton publicó en 1907 El hombre que fue jueves, con el subtítulo Una pesadilla. Se trata de una obra maestra del indispensable autor inglés que entreteje en sus párrafos –tal como hizo en ensayos, artículos y sobremesas—profundos misterios teologales con tramas sabrosas, diálogos perfectos, paseos en prosa y personajes inolvidables. Situada en un Londres de neblina y gabardinas, El hombre que fue jueves es la pesadilla que vive un detective de Scotland Yard llamado Gabriel Syme, que siente un mareo como de insomnio o burbujas de champán desde las primeras páginas de esta historia en la que su misión es espiar a una secreta organización anarquista cuyos siete miembros llevan como sobrenombre los días de la semana. En una tertulia ocasional, Syme discute sobre poesía con un tal Lucian Gregory, declarado anarquista que no sólo cree sino que lucha a favor de convencernos a todos que la esencia de la poesía se encuentra en revuelta, rebelión y revolución contra toda forma de ley. El disfrazado detective defiende la postura contraria e intenta convencer al pelirrojo poeta anarquista que no hay nada más poético que los horarios puntuales de los trenes, la cuadrícula de la ley por encima de toda forma de la anarquía y que no debe quedar nada al azar en los destinos de todas las voluntades humanas. Su discusión, como la de toda la novela, se debate entre la abierta existencia del libre albedrío y la a veces inexplicable recurrencia del mal irracional y masivo.

Curiosamente, las épocas en que anarquistas ingleses lanzaban bombas redondas y negras con mechas chispeantes como de caricaturas se asemejan mucho a los enloquecidos lances de quienes envían virus por correspondencia, bombas en furgonetas o ahora el secuestro de más de doscientas mujeres inocentes sin que puedan ser localizadas por ningún satélite. Aquí donde se esfuman aviones en un vacío que escapa los modernos localizadores cibernéticos que contienen los modernos teléfonos, allí donde las vemos rezando pasajes del Corán en un coro aterrorizado que acompaña los dictados del enloquecido Abubakar Shekau quien afirma que no entiende por qué quieren los padres de esas niñas su salvación o rescate, si él mismo afirma que ya han sido rescatadas al ser convertidas a lo que él cree que es el Islam. Sin embargo, en una contradicción semejante a las que vivía el fundador de su Congregación del Mal, Shekau dice estar dispuesto a intercambiar a sus rehenes por la liberación del mismo número de presos de su organización terrorista y mientras tanto, se mantiene en vilo la tensión ya generalizada ante la infamia y el horror.

Miércoles le dice a Lunes que considere lo dicho por un Viernes. Martes se queda ponderando la candidatura de un poeta pelirrojo como posible Jueves, mientras Sábado se niega a contradecir todo lo que diga el Domingo… la tertulia de los días en la novela de Chesterton se vuelve el camarote de los hermanos Marx… donde resulta que eligen como Jueves, no al poeta anarquista, sino al agente encubierto Gabriel Syme, quien para su sorpresa y la de los lectores, descubre párrafo a párrafo que los demás hombres que son días, son también agentes encubiertos, todos policías disfrazados de anarquistas, menos Domingo que aparentemente es la naturaleza misma de un todo donde se conjugan el Bien y el Mal con mayúsculas.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Los titulares del martes opacan la noticia espectacular del sábado y un viernes cualquiera se vuelve chisme por falta de interés en los suplementos del sábado… Lunes intenta despertar el letargo que arrastran los lectores desde el miércoles ya pasado y ya nadie sabe en realidad quién es o qué cuenta Jueves. Mientras tanto, tiemblan al filo del abismo las vidas de más de doscientas niñas cuyo único delito según sus captores era ser internas en una escuela donde se preparaban para convertirse en médicos, abogadas, ingenieros, maestras, arquitectas de un mejor futuro para sus familias, para sus comunidades, para otros niños y niñas mucho más allá de las mazmorras de la ignorancia. Al filo de la muerte, hoy hay más de doscientas niñas y jóvenes (alrededor de cincuenta de ellas lograron escapar en el momento de su secuestro masivo), la mayoría de ellas cristianas, aunque en la absurda vehemencia de sus captores se llevaron también a estudiantes musulmanas. Más de doscientas niñas, hoy al filo de la muerte, que han sido arrancadas de sus hogares y del transcurso de sus días por la absurda vehemencia de quienes niegan las razones de la lluvia, la redondez de la Tierra o el origen de las especies. Hoy, al filo de la muerte, más de doscientas niñas… o bien, una sola mujer joven que intenta ejercer su derecho al saber y soñar un mejor futuro para todos los días.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción