Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

85 alumnas del colegio atacado en Nigeria por Boko Haram siguen secuestradas

Las autoridades estatales informan de que 44 chicas han sido liberadas o han huído

La confusión en torno al secuestro de más de un centenar de alumnas de un internado en Nigeria continúa con cada comunicado. Las autoridades estatales han informado este sábado de que 85 chicas siguen desaparecidas, mientras que 44 han sido liberadas, tras el ataque por la milicia radical islámica Boko Haram de su escuela el pasado lunes en Chibok, en el noreste del país.

A lo largo de la semana, el Ejército había llegado a afirmar que todas las víctimas, de entre 15 y 18 años, habían sido liberadas excepto ocho. Sin embargo, el director del internado atacado desmintió esta información. Los militares se retractaron este viernes y admitieron que la mayoría de las chicas permanecían retenidas por sus secuestradores. En total, el centro tenía 129 estudiantes, y no está claro cuántas fueron raptadas, aunque se calcula que la mayoría de ellas.

El portavoz del Ejército, el general Chris Olukolade, explicó que la información divulgada en un principio que se obtuvo sobre el terreno procedía de un "canal oficial" y se publicó "de buena fe", si bien resultó ser errónea, lo que fue un hecho "desafortunado".

En las últimas horas, 14 secuestradas lograron escapar, por lo que, junto a 30 estudiantes que huyeron el pasado jueves, el número de menores liberadas es de 44, explicó el comisionado de Educación del Estado de Borno, Inuwa Kubo, citado hoy por el diario local The Punch.

"De estas 14 niñas, tres están conmigo en la Escuela Gubernamental Femenina de Secundaria de Chibok (objeto del secuestro), mientras que el gobernador del estado, Kashim Shettima, me ha confirmado que otras 11 niñas escaparon de su cautiverio", afirmó Kubo. Estas niñas, explicó, ya han regresado con sus familias y están "a salvo".

Según los testigos citados por los medios locales, el secuestro de las escolares ocurrió la noche del lunes, cuando unos 50 hombres armados llegaron a Chibok en un convoy de vehículos y prendieron fuego a edificios públicos y viviendas. Después se dirigieron a la escuela local de enseñanza secundaria, donde capturaron a todas las estudiantes que pudieron y se las llevaron en un camión. El rapto se produjo horas después del atentado con bomba, vinculado también por el Gobierno a Boko Haram, que el pasado lunes causó al menos 75 muertos en una estación de autobuses de Abuya.

Boko Haram, que significa en lenguas locales "la educación no islámica es pecado", lucha por imponer la sharía o ley islámica en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur. Desde que la policía acabó en 2009 con el líder de Boko Haram, Mohamed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña que ha causado más de 3.000 muertos.

Con unos 170 millones de habitantes integrados en más de 200 grupos tribales, Nigeria, el país más poblado de Africa, sufre múltiples tensiones por sus profundas diferencias políticas, socioeconómicas, religiosas y territoriales.