Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La resistencia de las autodefensas al desarme tensa el conflicto en Michoacán

Los grupos armados se niegan a entregar sus armas a pesar de los golpes que este ha dado al narcotráfico

Mireles y las autodefensas en su primer aniversario, el pasado febrero.
Mireles y las autodefensas en su primer aniversario, el pasado febrero.

El Gobierno de México ha comenzado el desarme de las autodefensas en Michoacán en un ambiente tenso y de resistencia por parte de estos grupos, que se niegan a entregar las armas. Durante el fin de semana, en la región de Tierra Caliente los miembros de las autodefensas cerraron algunas carreteras y se manifestaron en algunos municipios para impedir el avance de soldados que tenían la misión de recuperar el arsenal que los habitantes de la zona poseen desde que se levantaron contra el crimen organizado en febrero de 2013.

El comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo, anunció el jueves pasado que el desarme se haría en las próximas semanas argumentando que el Estado ha retomado el control de la seguridad en Michoacán. Ante las palabras del comisionado y las acciones de desarme de los últimos días, el líder de las autodefensas de Tepalcatepec, José Manuel Mireles, ha manifestado este lunes la rotunda negativa de las autodefensas a entregar las armas. “No nos vamos a desarmar, que quede bien claro, nosotros vamos deponer las armas cuando el gobierno federal y el del estado haya terminado el trabajo de limpiar el estado de Michoacán de criminales”, dijo en una entrevista en la radio mexicana Radio Fórmula.

Mireles ha denunciado que tras el anuncio del Gobierno mexicano sobre el desarme, algunos grupos de hombres encapuchados y armados han comenzado a recorrer las comunidades de Tierra Caliente. “Creemos que es gente de los cárteles de Los Zetas, del Golfo, aparte de los Caballeros Templarios. No es posible que el mismo Gobierno nos quiera desarmar para darles acceso a los otros cárteles”, señaló en la misma intervención. Mireles insiste en que la existencia de grupos criminales comprueba que no se han cumplido totalmente los compromisos de las autoridades mexicanas para reducir la inseguridad en la región y que hasta entonces no desistirán. Incluso, reconoció que algunos miembros de las autodefensas piden ya la destitución de Castillo como comisionado.

El secretario de Gobernación (Interior), Miguel Ángel Osorio Chong, también ha insistido en que las condiciones de seguridad en Michoacán han mejorado y que las autodefensas deben dejar a las autoridades la tarea de resguardar la región. "No solo se ha dado la detención de algunos delincuentes importantes, sino también de los que estaban participando con ellos y que suman ya una cantidad importante de detenidos. Nosotros hemos entregado resultados", dijo en un acto con empresarios durante una gira por la zona. Las voces en las autodefensas, sin embargo, exigen la captura de Servando Gómez La Tuta, el superviviente líder de los Templarios.

Desde que comenzó la estrategia de seguridad en Michoacán, las autoridades han detenido o matado a cuatro de los siete líderes del cartel de Los Caballeros Templarios, el grupo criminal que domina la región. Tan sólo la semana pasada abatió a Enrique Kike Plancarte, uno de los tres líderes más importantes del cartel. Además han apresado a dos dirigentes de las autodefensas y el pasado viernes detuvieron al secretario de Gobierno de Michoacán, Jesús Reyna García, para interrogarlo e investigarlo sobre su presunta relación con grupos del crimen organizado.

La detención de Reyna, militante del partido en el Gobierno – el Revolucionario Institucional (PRI)—ha levantado las voces del resto de las fuerzas políticas que piden se investigue al Gobierno del Estado de Michoacán y a su titular, Fausto Vallejo. Según la investigación de la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía) -desvelada este lunes-- Reyna se reunió con líderes del cártel de Los Caballeros Templarios, incluyendo a Servando Gómez La Tuta. El fiscal general, Jesús Murillo Karam, expresó que este no es el único caso y que se está investigando a más funcionarios.

Las autodefensas han pedido a sus seguidores en los diferentes municipios de Tierra Caliente que avisen si observan el movimiento de soldados o policías hacia sus comunidades para impedir que logren desarmarlos. En los últimos dos días, los municipios de Múgica, Parácuaro y Apatzingán estuvieron en alerta y cerraron el paso a las autoridades. Mireles ha reiterado este lunes las condiciones no negociables en que los habitantes de Michoacán entregarían las armas: “Pedimos dos cosas: seguridad y una correcta impartición de justicia”.