Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE condena la violencia en Venezuela y da un voto de confianza a Unasur

-La diplomacia europea apoya la labor mediadora de los ministros de Exteriores de Unasur

El momento de convulsión política que atraviesa Venezuela preocupa, cada vez más, en Bruselas. La Alta Representante para Asuntos Exteriores y de Seguridad de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, ha exhortado hoy al Gobierno de Nicolás Maduro y a la oposición venezolana a “sentarse a dialogar” para resolver un conflicto que ya se ha cobrado 37 víctimas mortales y 559 heridos desde que estalló, a mediados de febrero.

En el comunicado, que constituye el segundo aviso a las autoridades venezolanas en apenas cuatro días, la representante de la diplomacia europea da un voto de confianza a la delegación de ministros de Exteriores a la que la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) ha encomendado la tarea de apaciguar los ánimos en el país.

“La UE se une a la llamada de Unasur a la moderación y al respeto de los derechos humanos en Venezuela y da la bienvenida a su llamamiento al diálogo entre las partes”, señala Ashton. La Alta Representante comunitaria muestra su “consternación” por el creciente número de fallecidos en los enfrentamientos entre manifestantes opositores, militantes oficialistas y fuerzas de seguridad y condena el “intolerante” uso de la violencia. En el texto, la jefa del Servicio Exterior europeo también muestra su preocupación por las informaciones que apuntan a un uso “desproporcionado” de la fuerza por parte de la policía y exige el “cese inmediato” de la violencia.

Esta nueva advertencia de las autoridades europeas al Ejecutivo de Maduro se suma a la amenaza de sanciones que ayer dejó caer la subsecretaria de EE UU para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson. “Si no hay movimiento, si no hay la posibilidad de diálogo, si no hay espacio democrático para la oposición, claro que tenemos que pensar en eso y estamos pensando en eso”, señaló Jacobson en referencia a la posibilidad de que la Administración Obama opte por sancionar al Gobierno venezolano en un futuro próximo.