Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mano de Moscú

Viacheslav Surkov puede estar desempeñando un papel clave en una nueva estrategia del Kremlin

Los representantes oficiales rusos no se cansan de acusar a Occidente de interferir en los asuntos internos de Ucrania, pero los emisarios del Kremlin y las organizaciones de “tecnólogos políticos” que trabajan para la Administración presidencial en Moscú, de la forma más discreta posible, van y vienen desde Moscú a Ucrania. Su tarea mínima es “tomarles el pulso a los amigos” ucranianos y la tarea máxima, “organizarlos en torno a un proyecto común”, según se deduce de conversaciones con representantes de ese espectro político en las regiones orientales de Ucrania.

El partido de las Regiones (PR), que integraba a los prorrusos de Ucrania en un proyecto proucranio, dejaba muy poco margen a los “tecnólogos políticos” del Kremlin para otro proyecto alternativo. Los partidos prorrusos eran minúsculos y estaban peleados entre sí, como lo demuestra el caso de Crimea, donde “Ruskaia Obshina” (la comunidad rusa) y “Ruskoe Edinstvo” son una minoría insignificante en el parlamento de la república autónoma y “Russki Blog” (El bloque ruso) ni siquiera está representado en él.

Medios periodísticos informados en Kiev y en Simferópol creen que Viacheslav Surkov, el antiguo vicejefe de la Administración presidencial de Rusia, puede estar desempeñando un papel clave en una nueva estrategia del Kremlin para intentar unir a estos sectores ahora que RP se ha desprestigiado incluso en sus regiones de origen.

Oficialmente, Surkov es representante de Putin para temas de Osetia del Sur y Abjazia, los dos territorios desgajados de Georgia que Rusia ha reconocido como países independientes, tras la guerra con Georgia en agosto de 2008. Sin embargo, Surkov ha visitado varias veces Ucrania en los últimos meses y todo indica que este país es el verdadero objeto de su trabajo. En enero, Surkov se entrevistó en Crimea con los máximos dirigentes de la autonomía, según afirma el semanario Zérkalo Nedelii. Además, entre los últimos días de enero y el 20 de febrero, el maquiavélico funcionario ha estado dos veces por lo menos en Kiev, según afirma una fuente en esa ciudad. “Y estuvo en la administración presidencial de Víctor Yanukóvich”, afirma la fuente, según la cual Surkov podría haberse entrevistado con Víctor Medvedchuk, un político ucraniano muy próximo a Putin que financió una campaña para evitar que Ucrania firmara el tratado de asociación con la UE.

Surkov, que en el pasado fue considerado como el cerebro gris de la política interna rusa, es ducho en el manejo de hilos tras los bastidores, la organización de esquemas retorcidos y la elaboración de planes para situaciones enrevesadas. En los medios prorrusos del Este de Ucrania se quejan de que Moscú les ha hecho poco caso durante mucho tiempo y que les ha escatimado medios y ayuda. Ahora, creen que la situación va a cambiar y se preparan para demostrar que vale la pena organizar a los prorrusos del Este del país. Estos intentos han tenido un balance de casi un centenar de heridos el sábado en Járkov.

En esa ciudad la bandera rusa ondeó temporalmente sobre el edificio de la administración provincial, después de que éste les fuera arrebatado a los partidarios del Euromaidán que lo ocuparon tras la desaparición de Yanukóvich. Incidentes del mismo tipo ha habido también en Donetsk y los prorusos han mostrado sus colores en la ciudad de Odessa y Lugansk. Los prorusos de Ucrania están buscando un líder y hay quien piensa que ese líder podría llamarse Vladímir Putin.

Más información