Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una tormenta paraliza la actividad del Gobierno en Washington

El temporal, que procede del sur de EE UU, afecta de Georgia a Maine y deja a más de medio millón de personas sin luz

Se han cancelado más de 5.000 vuelos y Nueva Jersey, Luisiana y Georgia declaran el estado de emergencia

La capital de EE UU sufre su peor nevada en cuatro años. Ver fotogalería
La capital de EE UU sufre su peor nevada en cuatro años. AFP

Una fuerte e intensa tormenta invernal, cargada de nieve, lluvia helada y fuertes vientos, azota de nuevo este jueves la costa este de Estados Unidos, lo que ha causado la cancelación de miles de vuelos y el cierre de escuelas y oficinas del Gobierno. Exactamente, 22 Estados de los 50 que conforman la nación están en alerta, aunque los más afectados esta jornada son el Distrito de Columbia, Nueva York, Maryland y Pensilvania, según los expertos.

Washington ha amanecido este jueves cubierto de nieve y, según los expertos, es la peor tormenta en cuatro años. Todos sus edificios federales están clausurados. Las autoridades locales informaron del cierre ayer miércoles a las 22.00 de la noche (las 04.00 de la mañana, hora peninsular española) previendo las condiciones que, finalmente, han ocurrido. Este jueves no habrá la rueda de prensa diaria de la Casa Blanca, lo que denota el alcance del temporal en la región que también ha paralizado la vida política de EE UU.

Los colegios del Distrito de Columbia también están cerrados. Los responsables de educación de la región están preocupados porque, debido a la dura e intensa temporada invernal que se está viviendo este año y que ha provocado el cierre de los colegios varios días este curso, el programa tenga que extenderse hasta bien entrado junio -normalmente, termina de principios de este mes-.

Aunque las predicciones vaticinaban unos 20 centímetros de nieve en Washington, las estimaciones se han superado en algunos puntos llegando a paralizar parte de la capital de EE UU donde las carreteras están cubiertas de nieve y hielo e impide que transeúntes y coches puedan circular con normalidad. Las autoridades han advertido a la población de "que se queden en casa".

La autoridad de transporte del área de Washington ha abierto sus 86 estaciones de metro este jueves. “Trataremos que los trenes transcurran de seis a 10 minutos en nuestras cinco líneas”, han informado. Aunque también ha advertido que los cierres podrían darse si la situación empeora. “La circulación de los trenes no es segura si se acumula en las vías unos 20 centímetros de nieve”, han añadido. La red de metro de la capital federal es la segunda más importante de EE UU.

Las líneas de autobuses sólo están haciendo las principales rutas e, incluso, el servicio podría ser reducido si las condiciones de la carretera son demasiado peligrosas. La autoridad de transporte ya ha cerrado el MetroAccess, un servicio para los pasajeros con discapacidad y de edad avanzada.

Por su parte, Nueva York ha amanecido cubierta de blanco este jueves. Los expertos predicen que se llegarán a acumular más de 10 centímetros de nieve a lo largo de la jornada y las “ráfagas de viento superarán los 60 kilómetros por hora, aunque las temperaturas serán más suaves que días anteriores”. Los colegios de la ciudad de Nueva York están abiertos, aunque han sido clausurados algunos situados en los suburbios.

El servicio de trenes Amtrak ha suspendido algunas rutas en el noreste, sur y zona atlántica de EE UU, y más de 5.000 vuelos han sido cancelados en todo el país desde el comienzo de la tormenta, según la página flightaware.com.

El temporal, que azota desde el pasado martes a Atlanta (Georgia) y otras partes de la región sureste del país, ha provocado al menos una docena de fallecidos. “Los Estados afectados van desde Georgia a Maine y se superarán los 30 centímetros de nieve en algunas zonas”, ha explicado Jared Guyer, meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología, a Reuters. Los meteorólogos valoran los efectos del temporal como "catastróficos" y "las condiciones adversas persistirán hasta el viernes".

La tormenta que sacude este jueves la costa Este procede de un sistema de bajas presiones del sur del país. En estas regiones ya son más de medio millón de personas las que se han quedado sin luz en la región sureste de Estados Unidos donde comenzó el temporal hace unos días, unas 200.000 en Georgia, otras tantas en Carolina del Norte y del Sur y miles en los Estados de Virginia y Luisiana.

Ayer miércoles, la lluvia helada empezó a caer con fuerza en Atlanta, cubriendo coches y carreteras. La capa de hielo llegó al centímetro en algunas calles, según informó la cadena FOX. Y según la Cruz Roja, más de 200 personas fueron acogidas la noche del martes en estos dos Estados, Alabama, Luisiana y Georgia. La situación provocó que el presidente de EE UU, Barack Obama, declarara también el martes el estado de emergencia en Georgia, lo que facilitará las labores de recuperación. Los Estados de Nueva Jersey y Luisiana también han declarado la situación de emergencia este jueves.

 

Más información