Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desarme químico en Siria se eterniza

El 6 de febrero debería haber facilitado la evacuación de las sustancias en su arsenal

De momento, sólo han abandonado el país 20 toneladas de materiales tóxicos

Miembros de las Fuerzas Armadas de Noruega escoltan un barco con arsenal químico de Siria a inicios de enero. Ampliar foto
Miembros de las Fuerzas Armadas de Noruega escoltan un barco con arsenal químico de Siria a inicios de enero. AFP

El régimen sirio va camino de incumplir por segunda vez los plazos asumidos en el acuerdo de desarme químico suscrito en septiembre para evitar un ataque con misiles de Estados Unidos. El lunes partió del puerto sirio de Latakia un cargamento de sustancias tóxicas, el segundo en un mes. Hasta ahora se han evacuado 20 toneladas, de las 1.200 que el régimen tiene en su arsenal de armas y componentes químicos. En la noche del lunes partió, además, de la costa este norteamericana el buque MV Cape Ray, cargado con dos sistemas portátiles de hidrólisis en los que se destruirán en alta mar las sustancias venenosas.

El primer compromiso roto fue el de haber evacuado de Siria el 31 de diciembre de 2013 las sustancias más peligrosas, los gases sarín y mostaza y el agente nervioso XV. Según dijo entonces la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), encargada de coordinar la destrucción del arsenal, la demora obedeció a una combinación de problemas de seguridad en la guerra civil siria, trabas burocráticas del régimen y mal tiempo. En teoría, el 5 de febrero el régimen sirio debería haber evacuado la totalidad de las mezclas y componentes tóxicos, un objetivo a todas luces inalcanzable.

De momento, sólo ha salido de Siria, en los cargamentos de los días 7 y 27 de enero, un 5%  de lo que se estima que son las sustancias más peligrosas. El presidente sirio, Bachar el Asad, culpó a la OPAQ de la lentitud del proceso en una entrevista concedida a AFP la semana pasada. “Depende de hasta qué punto la OPAQ le ofrecerá a Siria el equipamiento necesario para completar el proceso. Hasta ahora el proceso de facilitar ese equipamiento ha sido lento”, dijo.

En la evacuación del segundo cargamento de armas químicas sirias tomó parte el lunes la coalición de países que se ha prestado a participar en este proceso de desarme. Dos cargueros, uno danés y uno noruego, recibieron el lunes el material, escoltados por otros navíos de Noruega, Dinamarca, China y Rusia. Se halla en ruta al puerto italiano de Gioia Tauro, en Calabria, que ya recibió la primera remesa. Allí llegará un total de 60 contenedores, para ser transferidos al MV Cape Ray. La presencia de esas sustancias tóxicas en la zona ha provocado protestas por parte de los ciudadanos de localidades cercanas, que temen un accidente.

El MV Cape Ray, de fabricación japonesa y comprado por el gobierno norteamericano en 1993, tardará entre dos y tres semanas en llegar desde Virginia hasta Calabria, según informó el lunes el Pentágono. Con los dos sistemas de hidrólisis, en los que se diluirán las armas químicas en alta mar, viaja una tripulación de 135 personas, entre ellas 35 civiles que operan el barco, 63 técnicos en desarme químico y un grupo de seguridad. El secretario de Defensa norteamericano, Chuck Hagel, dijo en una carta enviada a los tripulantes que se han embarcado en una “misión histórica” para conseguir algo “que no se ha probado antes”.

Con el acuerdo de desarme químico, el régimen sirio evitó en septiembre un ataque norteamericano. La Casa Blanca había advertido a El Asad en contra de emplear armas químicas en el conflicto, que dura ya casi tres años y se ha cobrado 130.000 vidas. Según una investigación de EE UU, el régimen ha empleado gas sarín en repetidas ocasiones, especialmente en un ataque en Damasco en agosto en el que murieron 1.429 personas.

Más información