Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El Gobierno de Peña Nieto ha sido ambiguo con las autodefensas”

El director para las Américas de HRW critica "la indefinición" del Ejecutivo federal a la hora de abordar el clima bélico en Michoacán

La policía federal mexicana patrulla Apatzingan, una ciudad de Michoacán.
La policía federal mexicana patrulla Apatzingan, una ciudad de Michoacán. AFP

El clima de violencia que se vive en el Estado mexicanos de Michoacán, provocado por los enfrentamientos de los grupos de autodefensa ciudadana y los cárteles de la droga, a los que en las últimas semanas también se han incorporado los miembros del ejército, enviados por el Gobierno federal para tratar de contener la situación, no aparece mencionado en el informe sobre la situación de los derechos humanos en México que este martes ha publicado Human Rights Watch. Sin embargo, el director de la división para las Américas de la organización, José Miguel Vivanco ha sido muy claro este lunes a la hora de responsabilizar del caos que se vive en esos territorios a la indefinición en materia de seguridad del Ejecutivo que presiden desde hace más de un año, Enrique Peña Nieto.

“El Gobierno federal ha sido ambiguo frente un fenómeno de tanta gravedad como el surgimiento de las autodefensas”, ha recalcado Vivanco. El dirigente de HRW ha responsabilizado de la deriva de la situación en Michoacán a las “políticas inconsistentes y vacilantes en materia de seguridad” del Gabinete de Peña Nieto.

Vivanco ha responsabilizado de la deriva de la situación en Michoacán a las “políticas inconsistentes y vacilantes en materia de seguridad” del Gabinete de Peña Nieto

El responsable de HRW sostiene que en este año al frente de México, Peña Nieto ha demostrado que la defensa y protección de los derechos humanos “no es una prioridad”, como evidencia, para él, el hecho de que los enfrentamientos en Michoacán los haya tratado “como una crisis y no como un asunto de suma importancia”. Vivanco ha recordado cómo, en un primer momento, el Ejecutivo federal se mantuvo al margen del enfrentamiento entre los ciudadanos organizados en grupos de autodefensa y el cártel de los Templarios. “Cuando quiso darse por enterado, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que le parecía que estos grupos podían cumplir una función positiva y luego les pidió que volvieran a sus casas. Da la impresión que el Gobierno ha ido improvisando sus funciones frente a un hecho de extrema gravedad”.

Vivanco ha advertido de la amenaza que para la estabilidad y la paz de un país supone que se permita que estos grupos de autodefensa se perpetúen, recordando el triste ejemplo de Colombia. “Es el cáncer que ha vivido Colombia durante décadas”, ha asegurado. Vivanco reconoce que la única respuesta viable y legítima para resolver el clima bélico que se vive en Michoacán es la presencia de las fuerzas y cuerpos de seguridad pero reconoce también que en el caso concreto de esa región mexicana es que “la policía ha sido penetrada por el narcotráfico. Su prestigio es muy bajo y la desconfianza en ella es muy alta”.

Ante esta situación, Vivanco admite que el Gobierno federal se haya visto en la obligación de intervenir, pero critica su ambigüedad al respecto -”no ha tenido claro si las autodefensas eran positivas o negativas, si era lícito que usaran las armas o no...”- y el hecho de que haya sido el Ejército la institución encargada de atemperar la situación. “El Ejército mexicano no tiene preparación, no rinde cuentas a nadie y está acostumbrado a cometer abusos con total impunidad”, ha denunciado el responsable de HRW. La falta de contundencia por parte del Ejecutivo de Peña Nieto a la hora de investigar las desapariciones, las muertes y otros delitos perpetrados por los militares y la policía durante la guerra del narcotráfico sí se recoge en el Informe de 2014 de la organización.

Peña Nieto ha demostrado que la defensa y protección de los derechos humanos “no es una prioridad", según el responsable de HRW

El responsable de HRW rechaza que se responsabilice al general colombiano Óscar Naranjo de estar detrás de la estrategia de apoyo a las autodefensas del Gobierno mexicano. “Son acusaciones infundadas y absurdas, porque él siempre advirtió, en Colombia y en México del peligro que supone el autoritarismo de estos grupos civiles”, ha señalado. Vivanco aconseja a los Gobiernos estatales y al federal que “aborden las causas profundas” que motivan la aparición de las autodefensas “en lugar de buscar un chivo expiatorio como el general Naranjo”.

Más información