Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pariente de oro

Deng Jiagui, cuñado del presidente Xi Jingping, forjó junto a su esposa un imperio inmobiliario en Hong Kong y Shenzhen

Deng Jiagui salió de la nada en 1996, cuando se casó con Qi Qiaoqiao, la hermana mayor de Xi Jinping, el actual presidente de China. Hasta entonces, solo se sabe que dirigía una empresa inmobiliaria en Hong Kong, aunque él procede de China continental. El cuñado de Xi aparece en la base de datos obtenidas por ICIJ (Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación) como director y accionista de una empresa llamada Excellence Effort Development Property, registrada en las Islas Vírgenes Británicas en 2008, cuando Xi era vicepresidente.

La firma es parte de la inmensa fortuna inmobiliaria que Deng y su esposa acumularon desde mediados de los noventa. Qi, de 64 años, y su esposo, de 62, están prácticamente retirados de todos sus negocios. Es la hija de ella, Zhang Yannan, de 34 años, quien gestiona una fortuna familiar que roza los 130 millones de dólares solo en propiedades, según el periódico japonés Asahi Shimbun. El presidente Xi, sin embargo, no aparece en ningún documento vinculado a ninguna actividad de su hermana o su cuñado.

En una investigación publicada por la agencia Bloomberg el año pasado, Qi y su esposo aparecieron como únicos dueños de un consorcio llamado Shenzhen Yuanwei Investment —empresa que no figura en la base de datos del ICIJ—, dedicado sobre todo al sector inmobiliario y valorado en 288 millones de dólares. Otras firmas subsidiarias del consorcio Yuanwei suman un capital adicional de casi 85 millones. Cuando los periodistas de Bloomberg localizaron a Deng en su móvil, este les respondió que estaba retirado. Cuando le preguntaron por su esposa y la hija de esta, respondió: “No es conveniente para mí hablar demasiado de estos asuntos”. Los intentos de hablar con Qi o Zhang han sido infructuosos.

Artículos aparecidos en la prensa de Hong Kong indican que Deng es oriundo de la provincia de Yunnan, donde hizo negocios en el sector tabacalero entre los ochenta y noventa. Deng y Qi se conocieron en torno a 1990, cuando ella dejó su puesto en la policía china, según un artículo del Asahi Shimbun publicado en 2012, como parte de una serie sobre los hijos de la vieja guardia del Partido Comunista Chino (PCCh).

Qi comenzó su carrera empresarial a mitad de sus cuarenta, lo que sugiere que amasó su fortuna en las últimas dos décadas. Qi nació en Yannan (provincia de Shaanxi), considerada el lugar de origen de la revolución china, en el año 1949, el mismo de la creación de la República Popular. Su padre, Xi Zhongxun, está considerado uno de los llamados “ocho inmortales” del PCCh, los padres de la revolución comunista. En 1962, ya en la escuela secundaria, comenzó a utilizar el apellido de su madre, Qi. Ese mismo año, su padre cayó en desgracia con el régimen de Mao y poco después Qi fue enviada a vivir a la región autónoma de Mongolia Interior, donde pasó hambre y frío y donde “endureció su carácter”, según confesó en una entrevista a la Universidad de Qinghua (Pekín).

Su padre fue rehabilitado en 1978 y Qi se puso a trabajar con él como su secretaria y asistente personal. Fue ella quien lo cuidó hasta su muerte en 2002, a los 88 años. Xi Zhongxun, aparte de ocupar cargos en el Gobierno y en el PCCh, fue el artífice de la transformación de Shenzhen (provincia de Guangdong), una de las ciudades comercialmente más activas de China. La pequeña aldea pesquera, que hoy es una urbe de más de 16 millones de habitantes, fue el primer lugar en beneficiarse de la apertura económica iniciada en los ochenta.

Más información