Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Ángeles podría convertirse en la ciudad con el salario mínimo más alto

Tres concejales van a proponer elevar a 15,37 dólares la hora el sueldo mínimo de los empleados de hoteles

Se intenta romper con la “economía del apartheid” y combatir los elevados índices de pobreza, por encima del 40%.

Manifestación en California a favor de la subida del salario mínimo el pasado mes de diciembre.
Manifestación en California a favor de la subida del salario mínimo el pasado mes de diciembre. reuters

Dentro de pocas semanas se sabrá si Los Ángeles ha dado un paso definitivo a la hora de luchar contra las altas tasas de pobreza que ,como recientemente ha puesto de manifiesto Los Ángeles 2020 Comission, constituye una de las principales lacras que aqueja a la ciudad.

Tres concejales van a presentar una moción en la que proponen elevar a 15,37 dólares la hora el salario mínimo de los empleados de hoteles, prácticamente el doble de los 8 dólares estipulados en California y los 7,25 en el país.

En principio la proposición es sólo para este sector laboral, pero, tal y como señala el concejal Mike Bonin, uno de los promotores de la moción junto a Nury Martínez y Curren Price , “nos gustaría que se extendiese a todos los trabajadores de Los Ángeles”. “Supondría mejorar las vidas de muchos ciudadanos, incrementar el número de personas situadas en la clase media y aportar dinero a la economía local”, comenta.

Para María Elena Durazo, presidenta de Los Ángeles County Federation of Labor, “elevar el salario mínimo significa acabar con la economía del apartheid”, lo llama. Y señala que “LA no prosperará ni atraerá nuevos negocios si el 46% de la clase trabajadora no mejora su nivel de vida”.

El informe publicado recientemente por este sindicato, bajo el título Effects of a Fifteen Dollar an Hour Minimun Wage in the City of Los Angeles (Los Efectos de un Salario Mínimo de 15 dólares la hora en Los Ángeles), reseña varias razones para hacerlo. Entre ellas,el hecho de que “más dinero circularía en Los Ángeles, si en lugar de pagar los beneficios a accionistas que no residen en la ciudad y que no van a reinvertirlos en la economía local, las ganancias se destinasen a los empleados. Está demostrado que se produce más consumo y estímulo económico cuando el dinero está en los bolsillos de los trabajadores con salarios bajos que cuando va a parar a los accionistas con altos ingresos”.

La situación actual es, según este sindicato, que “tres cuartas partes  de los asalariados de Los Ángeles que trabajan a tiempo completo ganan menos que hace 30 años. Entre 1979 y 2011, los trabajadores en la escala baja percibieron el 26% menos de salario, comparado con la bajada del 14% para los trabajadores en la escala media. El  46% de los trabajadores en LA gana menos de 15 dólares la hora”.

Muy bien lo sabe la organización sin ánimo de lucro Los Angeles Alliance for a New Economy (LAANE), que durante más de un año lleva batallando por conseguir un incremento del salario mínimo para los trabajadores de hoteles a través de la campaña Raise LA. El eje de su filosofía es que “dada la importancia que los empleados de hoteles tienen en la economía de la ciudad y lo mal pagados que están, es vital mejorar la calidad de vida de estos trabajadores”. Piden lo que denominan una “living wage” (una paga digna para vivir) para que muchas familias puedan salir de la pobreza y mejorar su capacidad adquisitiva, lo que incidirá en los negocios locales y en la economía de su entorno.

Esta organización es la que ha impulsado la moción que próximamente se presentará en el Ayuntamiento y que tiene muchos visos de prosperar, ya que 12 de los 15 concejales son Demócratas y apoyan la propuesta.

“Establecer un salario mínimo para los trabajadores de grandes hoteles (aquellos con más de 100 habitaciones) significaría empezar a tomar mediadas para revertir los crecientes índices de pobreza en Los Ángeles y estimular nuestra economía local con 71 millones de dólares al año en concepto de incremento del consumo local”, señala LAANE.

Los números que baraja la organización hablan por si mismos: “ Si los trabajadores locales logran ganar alrededor de 30.000 dólares al año, lo que significa una media de 15 dólares por hora, no necesitarán recurrir a segundos trabajos para completar sus ingresos y a la asistencia pública para obtener ayudas que rediman su precariedad, tal y como sucede ahora”.

Marlene Díaz se puede considerar afortunada dentro de los trabajadores de su categoría, tal y como explica en la campaña promocional Raise LA. Tras ocho años trabajando en el hotel Sheraton del Aeropuerto de Los Ángeles limpiando habitaciones muchas horas, mal remuneradas, en el 2008 una ordenanza municipal obligó a los hoteles del llamado Century Corridor a incrementar el salario y los beneficios de los trabajadores. “La vida de mi hijo y la mía cambió por completo”, comenta. Y añade que “una paga mínima para vivir dignamente se debería extender a todos los trabajadores de hoteles de la ciudad”.

Elevar el salario mínimo en Los Ángeles forma parte del cambio de sensibilidad de la nación hacia este asunto de vital importancia. Trece estados y cuatro ciudades incrementaron la paga mínima a comienzos de este año. Washington es ahora mismo el Estado que tiene el salario mínimo más alto de la nación (9,32$ la hora); si bien, en el 2016 será superado por California, donde se aprobó subirlo a 10$ la hora.