Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mundo recuerda la “entrega” de Sharon y obvia las sombras de su gestión

Merkel, Cameron, Putin y Van Rompuy alaban la trayectoria de Sharon

HRW lamenta que la "virtual impunidad" de estos años no haya acercado la paz

La tumba de la esposa de Sharon, Lily, junto a la que posiblemente será enterrado.
La tumba de la esposa de Sharon, Lily, junto a la que posiblemente será enterrado.

La comunidad internacional está glosando la figura de Ariel Sharon de forma unánime, ensalzando sus méritos y relegando al olvido las acciones más polémicas de su carrera. El grueso de los comunicados oficiales difundidos tras su fallecimiento este sábado tras ocho años en coma emplea una mezcla de respeto póstumo y contención diplomática con la que se destaca la “entrega” del ex primer ministro a su país, con gestos históricos como la retirada de los colonos de Gaza en el año 2005, pero en la que no hay rastro de reproche por su responsabilidad en las matanzas de Sabra y Chatila (Líbano, 1982) o su visita en 2000 a la Explanada de las Mezquitas, actos que lo convierten en un símbolo de las contradicciones de Israel.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, por ejemplo, ha ensalzado la “vida entera dedicada a su Estado” por parte de Sharon, según una nota leída por su portavoz, Martin Nesirky. “Es un héroe para su pueblo, como soldado primero y luego como hombre de Estado”, ha destacado. Ban ha aplaudido la “valentía política” del ex primer ministro y su “determinación” al tomar una “decisión dolorosa e histórica” para Israel como la evacuación de Gaza.

En nombre de la Unión Europea ha sido el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, quien ha subrayado que Sharon “jugó un papel clave en la historia reciente de Israel”, sin entrar en profundidades, mientras el jefe de la Eurocámara, Martin Schulz, ha resaltado su figura como “un general, un luchador y un líder que, no sin controversia, dejó su marca en todo Oriente Próximo”. Ha sido el único portavoz internacional que, al menos de pasada, ha recordado que hay sombras en su trayectoria.

Desde Rusia, el presidente Vladimir Putin ha incidido en lo “elogiado” que ha sido Sharon en su nación, por proteger sus intereses como un estadista de peso, y en el “gran respeto” que su figura genera, la de una “gran autoridad internacional”. La suya ha sido una de las notas de condolencia más comedidas del día, más destinada a recordar lo querido que es Sharon por su pueblo que a regalar elogios al político fallecido.

El rey Juan Carlos ha sido el encargado, por parte de España, de mostrar su cercanía con Israel ante el luto por Sharon, con el envío de un telegrama de condolencias al primer ministro, Benjamín Netanyahu, del que no ha trascendido aún su contenido.

Desde Francia, el presidente François Hollande ha destacado la “elección” que hizo Sharon de “volverse hacia el diálogo con los palestinos” tras una vida “intensa, de militar y político”, una intervención que prefiere poner el foco en la apuesta por la paz antes que por los obstáculos que el mismo Sharon sembró, como los asentamientos.

El primer ministro británico, David Cameron, ha lamentado la pérdida de un “líder importante” para Israel, que tomó “decisiones valientes y controvertidas en la búsqueda de la paz”.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha calificado al ex militar de “patriota”, y casi calca las palabras de Cameron al destacar su “valiente decisión” al acabar con las colonias de Gaza.

En América Latina, el primero en solidarizarse con Israel ha sido el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, que ha trasladado sus condolencias “a todo el pueblo”.

El comunicado más crítico con Sharon proviene de la organización internacional Human Rights Watch, cuya responsable en Oriente Medio, Leah Whitson, ha explicado que su muerte “es solo un recordatorio sombrío de que los años de virtual impunidad en los abusos de los derechos no han hecho nada para acercar la paz entre Israel y Palestina”.

Mientras se conocen los detalles del funeral de estado para Sharon -que se celebrará casi con seguridad en lunes a primera hora de la tarde en su rancho del desierto del Negev, donde reposará junto a su esposa Lily, muerta hace 13 años-, llegan las primeras confirmaciones de asistencia al sepelio: EEUU ha anunciado que estará representado por el vicepresidente, Joe Biden, y Rusia enviará a su ministro de Exteriores, Sergei Lavrov.

Más información