Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gobernador Jerry Brown propone subir el gasto social en California

El Estado, que había atravesado una crisis de solvencia, ha mejorado su situación financiera

El gobernador de California Jerry Brown.
El gobernador de California Jerry Brown. REUTERS

“Este año tenemos buenas noticias. Buenas noticias sobre la estabilidad fiscal y los recursos disponibles para el Estado de California”. Con estas palabras comenzaba el Gobernador Jerry Brown el jueves por la mañana la rueda de prensa en Sacramento para anunciar su propuesta de presupuesto que de ser aprobado entraría en vigor a primeros de julio de este año.

Su intención es seguir alimentando las saneadas finanzas californianas, las mejores en una década. Se prevé que el Estado termine el actual año fiscal - en junio - con un superávit de 4.200 millones de dólares, unas cuentas a años luz de los 26.600 millones de déficit que tenía en el 2011.

Esta situación favorable permite algunas alegrías en el presupuesto, estimado por Brown en 155.000 millones de dólares. Es por ello que ha anunciado su intención de incrementar el capítulo de gastos en un 8%, lo que supone 107.000 millones de dólares, tras años de recortes y austeridad en servicios fundamentales como las escuelas, la salud y el medioambiente.

Son precisamente estas partidas a las que el proyecto de presupuesto presentado hoy quiere destinar millones de dólares: parques, educación, carreteras, sanidad y programas para implementar las condiciones de vida de los pobres.

“Estamos aportando diez mil millones de dólares a las escuelas, tras años de sequía presupuestaria y recortes”, ha dicho Brown. Y ha añadido: “Además estamos expandiendo el seguro de salud a millones de californianos y protegiendo la seguridad pública a través del incremento de programas de rehabilitación para los presos”, capítulo este último del que aún quedan muchos flecos por resolver, estando todavía pendiente el litigio con el Tribunal Supremo en torno a la saturación de las prisiones en el Estado.

Brown propone también dedicar 11.000 millones a pagar la deuda que el Estado tiene pendiente y 1.600 millones irían a parar a un fondo de reserva para las situaciones de apuro que puedan surgir. Ha enfatizado la idea de que conviene ser cauteloso y guardar parte del superávit para afrontar épocas de “vacas flacas”.

Otra de las propuestas es invertir los 850.000 millones de dólares generados por el coste que tienen que pagar quienes contaminen el medioambiente en el proyecto del tren de alta velocidad entre San Francisco y Los Ángeles, ahora mismo paralizado, que, según Brown, “reduciría los gases de efecto invernadero y contribuiría a unir California”.

Uno de los aspectos que más preocupa al mandatario es el gran agujero de las pensiones para los trabajadores públicos que podría amenazar la buena salud financiera del Estado. El déficit en este capítulo asciende a 218.000 millones, de acuerdo con estimaciones oficiales, y el Gobernador pide “una nueva estrategia” para afrontar este problema.

Las negociaciones sobre este proyecto presupuestario se prolongarán hasta mediados de junio. A primeros de julio entrará en vigor el definitivo.