Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno mexicano dejará de pagar a los maestros disidentes

El Ministerio de Educación presenta el primer censo de docentes y escuelas en la historia moderna del país

Los resultados definitivos se entregarán en marzo

Una protesta de profesores en agosto, en el DF.
Una protesta de profesores en agosto, en el DF. EFE

México no sabía con exactitud cuántos profesores tenía hasta hoy. La ausencia de ese dato básico para desarrollar políticas educativas es una muestra del poder que ha ejercido el sindicato magisterial (SNTE, el mayor de América Latina) en la educación. Esta mañana, sin embargo, se presentaron los resultados preliminares del primer censo de maestros y escuelas de nivel básico (preescolar, primaria y secundaria). El ministro de Educación, Emilio Chuayffet, reveló que existen 2.144.991 maestros en México para más de 25 millones de alumnos. Unos 157.000 profesores disidentes –que se oponen a la reforma educativa promovida por el Gobierno de Enrique Peña Nieto– rechazaron ser encuestados y quedarán fuera de la nómina de pago a partir del primero de enero de 2015.

“Este censo es el primero en su género en la historia de México”, ha dicho esta mañana Chuayffet. El ministro fue designado por el presidente Enrique Peña Nieto en diciembre de 2012 para llevar a buen puerto la reforma educativa y plantar cara a la poderosa organización gremial de cerca de millón y medio de afiliados liderada en ese entonces por Elba Esther Gordillo, que ejercía el control del sector. Un año después la fotografía es muy diferente. La sindicalista está en la cárcel acusada de desvío de fondos y el Gobierno intenta impulsar una serie de modificaciones que han encontrado una dura resistencia en los sectores más radicales del magisterio. El ministro ha aceptado, entre risas, que en un año al frente del ministerio “el Estado ha recobrado la rectoría de la educación… que ahora se decide y se resuelve en la Secretaría de Educación Pública”.

El censo, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), se hizo en todo el país aunque en 15 entidades (Baja California Sur, Chiapas, Chihuahua, Durango, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Veracruz y Zacatecas) no se logró encuestar al 100% de alumnos o maestros por motivos diversos, entre ellos la inseguridad o desastres naturales. En tres estados –Chiapas, Michoacán y Oaxaca– los maestros que se oponen a la reforma educativa y que han hecho decenas de movilizaciones a lo largo de este año impidieron que se desarrollara el censo. Las autoridades estiman que en Chiapas, uno de los estados más pobres del país, existen 959.838 alumnos y 57.293 maestros que no fueron censados. En Michoacán 40.754 maestros y 392.554 alumnos no fueron encuestados. Y en Oaxaca, el estado que más resistencia ha mostrado a los cambios, son 51.193 maestros y 555.264 alumnos los que no aparecen en el padrón. “Si algún maestro no viene en la nómina no recibirá pago. Es uno de los peligros que tiene no estar en el censo”, ha advertido Chuayffet.

El sindicato rechazó el conteo de sus docentes para mantener su estructura en la oscuridad

Durante años, el sindicato rechazó el conteo de sus docentes para mantener su estructura en la opacidad. Existen maestros que cobran dos o más salarios o que ganan un sueldo de profesor pese a no trabajar en las aulas. De esta forma la dirigencia sindical controlaba los sueldos de los maestros, que desde 1992 provenían de los gobiernos estatales. La reforma educativa revierte eso y crea una nómina centralizada a partir del 1 de enero de 2015 que estará formada por los datos de este censo. Al revertir esta medida el Gobierno pretende restar poder a algunos movimientos magisteriales que continuamente presionaban a los gobernadores mediante bloqueos y plantones para exigir aumentos y pagos extraordinarios. “La medida es para dar transparencia al gasto corriente educativo”, señaló el ministro.

En marzo se entregarán los resultados definitivos del censo. Será entonces cuando se sepa cuántos maestros ocupan más de una plaza, cuántos cobran sin dar clases, qué materias imparten, las escuelas con edificios defectuosos y hasta cuántos casos y en dónde se ha registrado acoso escolar.

Más información