Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Snowden se ofrece a colaborar con la justicia alemana por el espionaje

Un diputado de Los Verdes se reúne en un hotel de Moscú con el filtrador estadounidense

El exanalista de inteligencia dice que antes "prefiere declarar ante el Congreso de EE UU"

El exempleado de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) Edward Snowden está dispuesto a colaborar con la justicia alemana en el esclarecimiento del espionaje masivo a las comunicaciones mundiales por parte de las Agencias de inteligencia de Estados Unidos. Durante una reunión el jueves por la tarde con el parlamentario alemán de Los Verdes Hans-Christian Ströbele, Snowden dijo que hablaría con la Fiscalía federal o con una Comisión parlamentaria alemana si se resolvieran los problemas judiciales para su entrada y salida de Alemania. Además, y según la agencia France Presse, el diputado asegura que el estadounidense estaría dispuesto a testificar ante el Congreso de Estados Unidos para arrojar luz "sobre delitos posiblemente graves". Ströble aseguró ante los reporteros que, a su pregunta de si está dispuesto a dar información ante el Parlamento germano, Snowden ha hecho hincapié en que "primero prefiere presentar los hechos ante el Congreso de EE UU, ante un comité del Congreso".

Ströbele contó más tarde al diario muniqués Süddeutsche Zeitung que el estadounidense está “sano y lúcido, con buen aspecto”. Según el diputado, el hombre que echó a rodar el escándalo sobre el espionaje masivo de Estados Unidos y Reino Unido con sus filtraciones a los medios internacionales “dejó claro que sabe mucho” más de lo que se ha publicado por ahora. El estadounidense le entregó una carta para el Gobierno, el Parlamento y la Fiscalía General Federal alemanes. Según Ströbele, Snowden, de 30 años, siente que “tiene una misión y una necesidad de comunicarla”.

También asistió a la reunión, que duró unas tres horas, el periodista Georg Mascolo, exdirector del semanario Der Spiegel. Contó en directo desde Moscú al noticiero nocturno de la televisión estatal alemana ARD que Snowden da “la impresión de [ser] un hombre tranquilo y relajado”, que no parce “tener miedo de decir lo que sabe”. También explicó que Snowden sigue “muy detenidamente el desarrollo del debate sobre el contenido de sus filtraciones”. Particularmente satisfecho se siente por la controversia sobre los métodos con los que la NSA y otras agencias estadounidenses y británicas monitorizan las comunicaciones en Internet. Cuando se publicaron sus primeros documentos, Snowden sintió un rechazo frontal desde Estados Unidos, que se está ablandando según proliferan las críticas a estas prácticas. En ese sentido, Mascolo dice que Snowden siente estar logrando lo que se proponía cuando destapó la caja de los truenos con sus filtraciones.

Snowden, el diputado Ströbele y los periodistas Mascolo y John Goetz, del Süddeutsche Zeitung, se reunieron en un hotel de la capital rusa. Les rodeaban estrictas medidas de seguridad. Tras la reunión, Snowden fue recogido en una furgoneta gris con cristales tintados que lo condujo a un lugar secreto. La posibilidad de que viaje a Alemania se complica por el acuerdo de extradición que firmaron Washington y Bonn en 1978. Estados Unidos ya ha enviado una petición de extradición, por si a Snowden se le ocurre salir de Rusia. Ströbele le ofreció, por eso, que declare en Moscú.