Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El máximo experto en explosivos de Al Shabab muere en un ataque con ‘drones’

Tres cochetes alcanzaron el vehículo en el que viajaba en el sur de Somalia

Otro miliciano ha muerto en el mismo ataque

Un 'drone' estadounidnse fotografiado en agosto de 2007. Ampliar foto
Un 'drone' estadounidnse fotografiado en agosto de 2007. AFP

El máximo responsable en explosivos de la milicia islamista somalí Al Shabab ha sido asesinado en Somalia en un ataque con aviones no tripulados, supuestamente realizado por EE UU. Tres cochetes disparados por uno de estos aparatos han alcanzado el vehículo en el que viajaba por una carretera al este de Jalib, a unos 120 kilómetros al norte de Kismayo, en el sur de Somalia, según ha confirmado un miliciano del grupo terrorista a la agencia de noticias Associated Press. Junto a él ha muerto otro miembro de la organización terrorista.

"Oí un fuerte golpe y vi un drone que desaparecía en el horizonte. Al menos dos milicianos han muerto", ha explicado un vecino de la zona, Hassan Nur. "He visto el coche, un suzuki, en llamas. Muchos hombres de Al Shabab vinieron al lugar y pude ver cómo se llevaban los restos de dos cadáveres. El drone lanzó un misil. Había varios coches por delante de mi, pero el objetivo era el suzuki", ha añadido Nur.

Otros vecinos también dicen haber visto del ataque, pero por el momento no hay ni confirmación ni reacción por parte de las autoridades somalíes.

Estados Unidos, que posee una base en Yibuti, en la frontera con Somalia, ni reconoce ni informa de sus actividades militares en Somalia, pero en los últimos años varios milicianos de Al Shabab, somalíes y extranjeros, han muerto en bombardeos de aviones no tripulados.

En 2008 un ataque estadounidense acabó con el comandante de Al Shabab, Aden Hashi Ayro. Un año después, otro ataque con drones mató a Saleh Ali Saleh Nabhan, acusado de haber participado en el atentado contra la embajada de EE UU en Nairobi y los ataques de 2002 contra un hotel de Mombasa.

En enero de 2011 un dirigente libanés de la milicia islamista, Bilal el Berjawi, murió en un ataque similar, según reconoció el propio grupo. Otros cuatro milicianos murieron a las afueras de Mogadiscio en febrero de 2012 en otro ataque.

El Gobierno estadounidense confirmó el pasado mayo el accidente de uno de sus aparatos, que se precipitó al mar frente a la costa de Somalia, aunque rechazó que hubiese sido derribado por Al Shabab.

Asimismo, a comienzos de mes un equipo de las fuerzas especiales de la marina estadounidense —el mismo que acabó con Osama Bin Laden— desembarcaron con lanchas rápidas en la costa somalí en para capturar en el bastión de Barawe (un pequeño puerto al sur de Mogadiscio) a Abdulkader Mohamed Abdulkader, líder de Al Shabab, aunque sin éxito.

El golpe contra la milicia integrista ocurre cinco semanas después de que terroristas somalíes asaltaran un centro comercial en Nairbi, Kenia, en el que murieron 72 personas, entre ellas cinco terroristas. El pasado 19 de octubre un atentado suicida reivindicado por Al Shabab en un restaurante de Baladweyne, en el centro del país, mató a 17 personas y dejó varios heridos.

Somalia vive en un estado de guerra civil desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra.