Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos internacionales comienzan a destruir el arsenal químico de Siria

Los expertos aplican el plan acordado por la ONU tras el brutal ataque en el que murieron alrededor de 1.400 personas

Miembros de la organización para la prohibición de las armas químicas (OPCW) en el hotel Four Seasons en Damasco (Siria).
Miembros de la organización para la prohibición de las armas químicas (OPCW) en el hotel Four Seasons en Damasco (Siria). EFE

El equipo de expertos internacionales que se encuentra en Siria ha comenzado a "destruir" parte del arsenal químico del régimen de Bachar al Asad, según ha confirmado un responsable de la misión conjunta de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) y de las Naciones Unidas (ONU). Es misma fuente, que ha pedido el anonimato, ha señalado que durante el día de hoy los investigadores tienen programado "destruir parte de las armas almacenadas y de los equipos para su producción".

Esta es la primera jornada en que los inspectores se dedican a esta tarea que no quiso precisar el lugar exacto en el que están trabajando por "motivos de seguridad". Durante los primeros días de su misión, el equipo técnico ha trabajado en verificar la información proporcionada por el Gobierno sirio, la seguridad de los equipos de inspección y la disposición para implantar el plan que establece la destrucción del arsenal químico durante la primera mitad de 2014.

Los inspectores llegaron el pasado martes a Damasco, en aplicación de un plan acordado por la comunidad internacional y ratificado por la ONU, tras el acuerdo alcanzado 'in extremis' por Estados Unidos y Rusia para evitar una intervención militar.

La Convención para la Destrucción de Armas Químicas establece que sus estados parte (Siria se adherirá el próximo 14 de octubre) son responsables de la seguridad de los investigadores de la OPAQ, así como de los costes de la destrucción del armamento.

El ataque del 21 de agosto precipitó la amenaza de una intervención militar de Estados Unidos. Ban anticipó que en ese ataque murieron alrededor de 1.400 personas, la misma cifra mencionada por el Gobierno norteamericano cuando presentó los datos obtenidos por sus servicios de inteligencia.

Más información