Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Capturado en México un narcotraficante que ordenó una matanza en Guatemala

Eduardo 'Guayo' Villatoro Cano es señalado por la policía de Guatemala por la masacre de ocho policías en junio y será deportado de México

Eduardo Francisco Villatoro Cano, alias 'Guayo Cano', escoltado por agentes de seguridad. Ampliar foto
Eduardo Francisco Villatoro Cano, alias 'Guayo Cano', escoltado por agentes de seguridad. EFE

Un operativo conjunto de las policías de México y Guatemala permitió la captura esta madrugada, en Tuxtla Gutiérrez, capital del Estado mexicano de Chiapas, del narcotraficante Eduardo Villatoro Cano, conocido con el alias de Guayo Cano, señalado por la policía de este país centroamericano de ordenar la masacre, el 13 de junio, de ocho policías. La noticia la confirmó el presidente de Guatemala, Otto Pérez, en una rueda de prensa.

El mandatario añadió que Cano ha sido puesto en un avión y extraditado a Guatemala, a donde llegará por la tarde. Puntualizó que el detenido, junto a quien cayó uno de sus lugartenientes, Edgar Herrera Villatoro, permanecía en territorio mexicano con una identidad falsificada, extremo que facilitó su inmediata expulsión.

De acuerdo con Otto Pérez, Villatoro Cano permanecía en Tuxtla Gutiérrez bajo la protección del Cártel del Golfo, estructura con la que mantenía negocios relacionados con el narcotráfico. A la fecha, 14 integrantes de la banda se encuentran bajo procesos penales en un juzgado de Alto Riesgo de la capital guatemalteca. Las autoridades atribuyen a esta estructura criminal más de 100 asesinatos, entre los que se incluye la masacre de policías ocurrida en la ciudad de Salcajá, en la provincia de Quetzaltenango, en el altiplano occidental de Guatemala.

El ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, dijo que la identidad de Guayo Cano, el hombre más buscado por las autoridades guatemaltecas, fue plenamente confirmada con el cotejo de huellas dactilares y fotografías. Añadió que los detalles acerca de cómo se produjo la captura sólo serán revelados después de conocer el informe de los peritos de la Procuraduría General de la República de México, quienes viajan en el avión que trae a los narcotraficantes hasta este país.

Con las capturas de Guayo Cano y su lugarteniente, el presidente Otto Pérez considera que esta estructura está completamente desbaratada, aunque algunos de sus miembros, de bajo perfil, continúan prófugos.

La matanza de policías ocurrida el 13 de junio habría sido originada por el robo de drogas, una práctica bastante generalizada entre la policía guatemalteca, al grado de tener un nombre propio en la jerga delictiva: el “tumbe” de drogas. Por ello habría sido secuestrado el subinspector al mando de la estación de Salcajá, César Augusto García Cortez, cuyo cuerpo, descuartizado, fue encontrado después en un río de la región. La crueldad de los asesinatos se interpreta como un mensaje de lo que puede ocurrir a quien ose interferir en los negocios del tráfico de estupefacientes.

Las autoridades guatemaltecas decomisaron a “Guayo Cano” 79 vehículos con la impronta del narcotráfico: alta gama, modelos recientes, todo terreno y algunos de ellos dotados de blindaje. En uno de estos, las autoridades localizaron, en un doble fondo, 75 paquetes de cocaína, cada uno de un kilo de peso, droga que en el mercado podría superar el millón de dólares estadounidenses.

Una fuente del Tribunal Segundo de Alto Impacto informó que al llegar al aeropuerto Cano será detenido y será hasta el lunes cuando rinda su primera declaración.