Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía liga a víctimas del ‘Heavens’ con un crimen previo

Un implicado en la matanza de 13 jóvenes en México DF dice que “algunos” de estos eran responsables del asesinato de un rival

Familiares de los desaparecidos escuchan al fiscal del DF. Ampliar foto
Familiares de los desaparecidos escuchan al fiscal del DF. EFE

Por primera vez desde el inicio de la investigación por la matanza de 13 jóvenes en México DF, que este jueves ha cumplido cuatro meses, la Fiscalía de la capital ha vinculado con el mundo del crimen a víctimas del caso. En una rueda de prensa el fiscal Rodolfo Ríos ha dicho que según un implicado recién detenido el rapto y asesinato de los 13 del Heavens (como se llama el after-hours en el que los secuestraron a plena luz del día) se debió a que “algunos” de ellos habían participado en el asesinato dos días antes de un narcomenudista en otra discoteca de la capital.

El fiscal no explicó qué clase de participación habrían tenido las víctimas en aquel homicidio ni dijo quiénes de ellos habrían formado parte de ese crimen. Cuando los medios le preguntaron por la identidad de los supuestos implicados en ese asesinato, el fiscal respondió que no haría ningún comentario “por respeto a sus familias”. Entre los 13 muertos hay ocho hombres y cinco mujeres, y de ellos solo dos tenían antecedentes penales, pero no relacionados con el narcotráfico o con delitos de sangre sino con robos.

Queda por saberse, por lo tanto, quiénes de ellos habrían participado de la manera que fuese en ese asesinato y qué clase de relación tenían con el hampa de México DF. Con todo, pese a la falta de concreción de estos aspectos, el fiscal afirmó que el testimonio de este nuevo detenido (Joel Eduardo Galicia Espíndola, de 24 años) “confirma la postura institucional y la hipótesis de la investigación respecto al móvil de los hechos, consistente en la venganza por el homicidio de una persona (…) por la comisión de delitos de narcomenudeo”. La Fiscalía trabaja con la tesis de que la venganza tiene que ver con el enfrentamiento entre dos grupos locales que trafican con droga en bares del centro del DF, la Unión de Tepito y la Unión de Insurgentes. Según la Fiscalía no se trata de organizaciones criminales en sentido estricto sino de algo de menor relevancia: “pandillas” de narcomenudeo. Tras la detención ya de 19 supuestos responsables de la matanza, cuatro de ellos policías locales, y pese al tamaño del crimen, 13 personas secuestradas, asesinadas y enterradas en una fosa común a las afueras de México DF, en la rueda de prensa se le preguntó al fiscal Ríos si seguía considerando que se trata de un caso de bandas locales y el fiscal se reafirmó en lo dicho.

-Insisto en que se trata de bandas. No hay crimen organizado.

El fiscal no descartó que siga habiendo detenciones y que el número de implicados, ya abultado, continúe aumentando. De momento permanece flotando dudas nucleares. ¿Por qué una supuesta banda de vendedores de droga al menudeo venga la muerte de un traficante de su grupo con una acción tan violenta y llamativa como una matanza de 13 personas? ¿Cómo una supuesta banda local tiene la capacidad operativa de ejecutar ese crimen colectivo, en un bar situado en medio de la capital de México, a plena luz del día, sin que nadie los detecte en el momento de tal despliegue? Y en vista de que hasta ahora solo han sido arrestados supuestos peones del delito, ¿quiénes fueron los autores intelectuales de la matanza? Todas estas preguntas se aúnan en una sola cuestión, que es la que en definitiva ronda desde el inicio del caso y que ha controvertido la idea, hasta ahora sólida, de que la capital de México es un feudo blindado contra el crimen organizado que machaca otras zonas del país: ¿Qué clase de delincuencia opera en México DF?

 

Más información