Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kenia inicia la investigación del ataque con 61 personas aún desaparecidas

Los bomberos inspeccionan el centro comercial, donde un incendio ha provocado graves daños

Al Shabab anuncia que 137 rehenes han muerto

Dos operarios del cementerio depositan flores en la tumba de la periodista Ruhila Adatia-Sood, muerta en el ataque, durante su funeral. vÍDEO: ATLAS / FOTO: AFP

El ministro del Interior de Kenia, Joseph Ole Lenku, ha anunciado una investigación forense para investigar el ataque al centro comercial Westgate, en Nairobi, que ha durado cuatro días y ha causado al menos 72 muertos, de los que al menos 18 eran extranjeros. Lenku ha anunciado que Reino Unido, EE UU e Israel, entre otros países, participarán en la investigación. El ministro del Interior ha afirmado no creer que el balance final de víctimas vaya a crecer de forma "significativa". Sin embargo, la Cruz Roja keniana afirma que aún hay 61 desaparecidos, y según France Presse, la organización terrorista Al Shabab, que se ha declarado responsable del ataque, ha afirmado en su cuenta de Twitter que 137 rehenes han muerto.

El incendio provocado por los militantes de Al Shabab en un supermercado situado en el sótano ha provocado el hundimiento de tres de las cuatro plantas del edificio. La prensa keniana teme que la cifra de víctimas aumente conforme los bomberos inspeccionan los restos. Según el diario local The Standard, decenas de cuerpos fueron retirados del centro Westgate durante la noche del martes al miércoles, mientras todavía salía una leve nube de humo del edificio. A la zona solo han podido acceder las fuerzas de seguridad y los bomberos, aunque la policía ha dejado acceder a varias personas al parking del centro comercial para recuperar sus vehículos.

Este miércoles es el primero de los tres días de luto nacional decretados por el Gobierno keniano tras el final del asedio. En una alocución televisada a la nación, el presidente Uhuru Kenyatta afirmó que cinco de los asaltantes murieron y 11 fueron detenidos. Seis miembros de las fuerzas de seguridad perdieron la vida. Al menos 175 personas resultaron heridas, de las que 62 aún están hospitalizadas.

Kenyatta no ha querido confirmar las declaraciones de su ministra del Interior, Amina Mohamed, que el martes afirmó que varios estadounidenses y una mujer británica —Samantha Lewthwaite, la llamada "viuda blanca"— "No podemos confirmar detalles en este momento", ha afirmado Kenyatta. "Los expertos forenses están intentando determinar las nacionalidades de los terroristas". El ministerio de Exteriores de Reino Unido ha anunciado que una persona de nacionalidad británica —sin dar más detalles— ha sido detenida en Nairobi, aunque según el embajador "no es significativa para la investigación".

El presidente de Kenia agradeció la respuesta "ejemplar" de los kenianos de a pie. "Hemos derrotado y avergonzado a los que nos han atacado", afirmó Kenyatta en su alocución televisada. "Kenia ha mirado al mal a los ojos y ha triunfado". Y proclamó: "Estos cobardes se han de encontrar con la justicia, así como sus cómplices y sus financiadores, donde quiera que estén".

Al Shabab ha reivindicado también el ataque este jueves a un edificio oficial en el noreste de Kenia, cerca de la frontera con Somalia, en el que han perdido la vida dos policías. "Las fuerzas muyahidines anoche atacaron una base de la policía keniana en la localidad de Mandhera, en las regiones musulmanas del noreste, matando a dos e hiriendo a otros tres", ha indicado el grupo terrorista a través de su cuenta oficial en Twitter.

Al Shabab, una organización ligada a Al Qaeda, tiene como objetivo crear un estado islámico en Somalia, uno de los países más pobres del mundo. Kenia, que tiene 4.000 soldados en el sur de su vecino del norte en apoyo al Gobierno Federal de Transición, es uno de los objetivos declarados de la organización islamista. El representante de la ONU en Somalia, Nicholas Kay, pidió este martes reforzar el apoyo militar al régimen somalí para hacer frente a 5.000 soldados de Al Shabab. 

Más información