Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santos afirma que la nueva demanda de Nicaragua es infundada y temeraria

El Gobierno de Daniel Ortega busca que la Corte Internacional de Justicia delimite el “rumbo exacto” de la frontera marítima que separa a Nicaragua de Colombia

Elpresidente de Colombia, Juan Manuel Santos en la fragata ARC Almirante Padilla.
Elpresidente de Colombia, Juan Manuel Santos en la fragata ARC Almirante Padilla. AFP

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, reaccionó con dureza a la nueva demanda que el gobierno de Nicaragua presentó este lunes ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, en la que pide “terminar de definir” los límites marítimos entre Nicaragua y Colombia, después de que ese organismo de Naciones Unidas emitiera un polémico fallo para los colombianos en noviembre de 2012, en el que el país perdió 75.000 kilómetros cuadrados de mar.

“Consideramos esta demanda como improcedente, infundada, inamistosa, temeraria, una demanda sin ninguna posibilidad de éxito”, dijo el mandatario colombiano a bordo de una fragata en la que recorrió al final de la tarde del miércoles las aguas cercanas al Meridiano 82, que es el punto que delimita la frontera entre los dos países.

El gobierno de Ortega busca ahora que La Haya “determine el curso preciso” en las áreas de plataforma continental que pertenecen a ambos países más allá de las 200 millas náuticas (unos 325 kilómetros) definidas en el fallo del año pasado. Carlos Arguello, representante de Nicaragua ante la CIJ, aseguró el martes desde La Haya –cuando el organismo confirmó la demanda– que su país “no está inventando o pidiendo algo a lo que no tiene derecho, está pidiendo solo lo que es suyo”.

Santos hizo el recorrido en la fragata ARC Almirante Padilla para reiterar que el fallo de la CIJ es inaplicable, ya que la constitución colombiana exige un tratado entre los dos países ratificado por el Congreso. Además anunció que las Fuerzas Armadas seguirán patrullando y ejerciendo soberanía sobre las que consideran aguas territoriales colombianas. “No vamos a permitir que prospere (la demanda). No hay base jurídica, no hay base técnica y, por consiguiente, repito, la defenderemos con toda la vehemencia y con toda la contundencia”, dijo.

El mandatario estuvo acompañado por representantes de las altas cortes, sus ministros de Defensa y Justicia, altos mandos militares y las autoridades del archipiélago, mandando un mensaje de unidad nacional frente a la soberanía sobre las islas y las zonas marítimas en disputa con Nicaragua. “No vamos a hacer ninguna acción, en ninguna dirección, hasta tanto no se pronuncie la Corte Constitucional, después de la demanda que puse personalmente en contra del Pacto de Bogotá”.

Santos se refiere al tratado internacional que le da jurisdicción al CIJ para resolver litigios con otros países y en el que Nicaragua basa su nueva demanda. Hace tan solo una semana, Bogotá anunció que dentro de su estrategia para hacerle frente al fallo de La Haya, estaba precisamente demandar el Pacto de Bogotá, buscando que la Corte Constitucional de ese país reafirme que los límites marítimos de Colombia no pueden ser modificados por un fallo de la CIJ.

Santos también ratificó la posición colombiana de la semana pasada, en la que estableció por medio de un decreto una zona contigua integral que unió todos los territorios insulares de ese país como una estrategia para hacerle frente a la demanda presentada por Nicaragua. “Nuestra plataforma va de San Andrés, en donde estamos, hasta Cartagena, Barranquilla y Santa Marta. Esta plataforma no es negociable bajo ninguna circunstancia”, agregó tras su recorrido por las aguas en litigio.

Por último, el presidente colombiano anunció que seguirá protegiendo la reserva Seaflower, un extenso ecosistema que es patrimonio de la humanidad y que se encuentra en el área de litigio entre los dos países, en donde se realizará una expedición científica a finales de año.