Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El expresidente Toledo acude al Congreso peruano pero no aclara dudas

El político está cuestionado por las compras inmobiliarias millonarias que hizo su suegra

Toledo (c) a su llegada al Congreso peruano.
Toledo (c) a su llegada al Congreso peruano. EFE

El expresidente peruano Alejandro Toledo (2001-2006) solicitó el lunes “acudir de manera voluntaria” durante 20 minutos a la Comisión del Congreso que lo investiga por compras inmobiliarias de casi cuatro millones de dólares realizadas por su suegra y un multimillonario amigo del presidente. Pero el grupo parlamentario no pudo este martes plantearle preguntas porque el político llegó sin abogado a esa instancia.

La cita era a las 10 de la mañana, hora local, pero no había consenso entre los parlamentarios de la Comisión de Fiscalización para que el líder de Perú Posible interviniera sin la posibilidad de hacerle preguntas. Cuando Toledo entró a la sala, sin abogado, fue testigo de una discusión para convocarlo nuevamente, ya con abogado, y fue cuestionado por haber armado una treta política, ya que podría decir que el Parlamento le impidió hablar. Y así fue.

Después de casi 30 minutos con el exmandatario presente, la sesión se terminó y él declaró brevemente a la prensa: “He venido a decirle al Perú, al Congreso, que he venido a saludar al presidente del Congreso. Discrepo con la decisión de aperturarme una investigación pero la respeto y voy a colaborar con la comisión. Voy a venir todas las veces que me cite, espero que no me cite mucho. No sé si es una maniobra política pero no me han dejado hablar, pedí 20 minutos para expresar mi opinión y mi deseo de colaborar”.

Pero el presidente no usó su declaración a los medios para aclarar las mentiras en que ha incurrido al intentar desligarse de las transacciones inmobiliarias de su suegra Eva Fernenbug y de la empresa Ecoteva, que fundó Fernenbug con un amigo peruano-israelí de Toledo, el multimillonario Josef Maiman. El político sostiene que no tiene vínculo con la compañía, pero el notario que la creó en Costa Rica ha declarado a la fiscalía de su país que el expresidente peruano lo buscó para ese fin y le proporcionó el nombre de la firma.

La vicepresidencia de la Comisión de Fiscalización del Congreso recae en Carmen Omonte, dirigente de Perú Posible. Ella y otros tres líderes de su partido convencieron en las dos últimas semana al expresidente Toledo de que viniera a Perú a responder por las últimas contradicciones que surgían en sus versiones sobre el caso Ecoteva. Este martes Toledo jugó con las reglas de la política y dijo que hay “un extraordinario linchamiento mediático en su contra”, pero no ha respondido –sobre las versiones que cambia cada mes– a su propia dirigencia desde que llegó el domingo por la tarde a Lima.

“Voy a tratar de buscar un abogado para que se empape (sic) de esta investigación de Fiscalización, porque este tema se está investigando en la 48 Fiscalía y he dado una declaración reservada”, dijo Toledo.

Una fuente de Perú Posible -consultada por EL PAÍS tras pasar Toledo en el Congreso- indicó que el abogado Javier Valle Riestra fue contratado para defender al político en la investigación que realiza la 48 Fiscalía en calidad de testigo, pero no para asesorar en la investigación que efectúa el Congreso.

Dentro de Perú Posible hay una división entre quienes respaldan sin chistar a su líder, y otros que consideran que las versiones cambiantes de Toledo sobre el caso Ecoteva dañan al grupo político y no solo al líder, quien pretende ser candidato presidencial en 2016.

En una encuesta difundida el domingo último por Ipsos Perú, un 79% de consultados estaba al tanto del caso Ecoteva; de ese universo, el 90% cree que Alejandro Toledo no dice la verdad en sus explicaciones sobre este tema. Un 95% considera además que la investigación por enriquecimiento ilícito al expresidente afecta la imagen internacional del país. El Congreso volverá a citar a mediados de octubre a Toledo, el personaje que lideró la lucha por la democracia en el año 2000 y durante cuyo gobierno se realizaron las principales investigaciones de corrupción del período presidencial de Alberto Fujimori. Hoy es profesor en la Universidad de Stanford y menciona su recargada agenda de conferencias internacionales cada vez que retorna al país a responder sobre estas acusaciones.