Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El régimen sirio proclama su victoria por el acuerdo entre EE UU y Rusia

John Kerry dice en Jerusalén que la opción del uso de la fuerza aún está sobre la mesa

Israel teme que se envíe una imagen de debilidad a Irán, que avanza su programa nuclear

John Kerry y Benjamín Netanyahu, en Jerusalén, antes de su conferencia de prensa conjunta.
John Kerry y Benjamín Netanyahu, en Jerusalén, antes de su conferencia de prensa conjunta. EFE

El régimen sirio declaró este domingo victoria en el acuerdo alcanzado por Estados Unidos y Rusia para la destrucción de sus armas químicas. “Estos pactos”, dijo Alí Haidar, ministro de Reconciliación Nacional, “son una victoria para Siria, alcanzada gracias a nuestros amigos rusos”. Quedó claro, pues, el alivio de la cúpula política siria, que ha pasado de prepararse para un ataque norteamericano que parecía inminente, a retomar plenamente sus ataques a las zonas rebeldes, en los que este domingo murieron, según los grupos observadores, al menos 55 personas. A pesar de los logros diplomáticos, Estados Unidos advirtió este domingo de que la opción militar aún se halla sobre la mesa, ante un creciente escepticismo de sus aliados en Oriente Próximo.

“La amenaza del uso de la fuerza es real”, dijo el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, en una visita oficial a Jerusalén, donde se reunió con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, a quien le dio garantías de que el pacto alcanzado el sábado en Ginebra “es un marco de actuación, no un acuerdo final”. Netanyahu, a quien le preocupa el mensaje de flexibilidad diplomática que la Casa Blanca está enviando implícitamente a Irán, aliado de Siria en la escena internacional, dijo que esos pactos “serán juzgados por sus resultados, la destrucción total de los arsenales de armas químicas que el régimen sirio ha empleado contra sus propios ciudadanos”.

Israel es, junto a EE UU, el país que más información de inteligencia tiene sobre los arsenales químicos de El Asad. Sus oficiales creen que dispone de 1.000 toneladas de agentes nerviosos, diseminados por 50 puntos distintos del país. Este domingo, el exministro de Exteriores -que dejó el cargo por una investigación por corrupción- Avigdor Lieberman dejó claras cuáles son las condiciones de un éxito en el actual proceso negociador. “Comprenderemos solo las intenciones de El Asad en una semana, cuando deba entregar una lista completa de las armas químicas de las que dispone, y creo que Israel no tiene una idea equivocada de cuáles son las armas químicas de las que dispone”, dijo, en declaraciones a la radio del Ejército.

Irán es, para los aliados de EE UU en Oriente Próximo, el mar de fondo constante en este proceso diplomático. Lo que suceda ahora con Siria, las señales que se envíen desde Occidente, servirán de precedente en el proceso para evitar, finalmente, que Teherán disponga de armamento nuclear. Para Amos Yadlin, exjefe de la inteligencia militar de Israel, “si este proceso falla, y las probabilidades de ello son bastante altas, entonces lo que los iraníes interpretarán es que existe una reticencia a emplear la fuerza militar, por parte de la comunidad internacional, el Consejo de Seguridad de la ONU, Europa, el congreso de Estados Unidos, y la probabilidad de que acelerarán su programa nuclear es muy alta”.

La del ministro de Reconciliación Alí, este domingo, fue la primera aceptación de las condiciones del pacto entre EE UU y Rusia, que contempla el desarme químico de Siria a mediados de 2014. Ese acuerdo “ayudará a los sirios a salir de la crisis” y “ha evitado una guerra contra Siria denegándoles las excusas a aquellos que querían iniciarla”, según dijo en declaraciones a la agencia rusa RIA Novosti. El sábado por la noche el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, dijo que Siria había entregado formalmente la solicitud para ingresar en la Convención sobre Armas Químicas, que será efectiva el 14 de octubre.

Por recordar que la guerra sigue viva en Siria, paralelamente al proceso negociador, la Coalición Nacional Siria, principal grupo opositor moderado, pidió este domingo a la comunidad internacional que tome medidas también para que el régimen deje de emplear misiles balísticos y batidas aéreas contra posiciones rebeldes, en operaciones en las que suelen fallecer numerosos civiles. “Los ataques con armas químicas no son más que parte de un complot mayor en los crímenes contra la humanidad que está cometiendo el régimen de Al Asad", dijo esa agrupación en un comunicado.