Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

California aprueba subir el salario mínimo de los trabajadores

Huelga de trabajadores de establecimientos de comida rápida.rn
Huelga de trabajadores de establecimientos de comida rápida. afp

Los legisladores de California han acordado por primera vez en cinco años aprobar la subida del salario mínimo de los trabajadores en un 25%. La mejora salarial, respaldada por la Cámara del Congreso y el Senado de California, y pendiente de que el Gobernador, Jerry Brown firme la media -públicamente ha asegurado que lo hará-, significa una victoria para los sindicatos.

Ahora mismo un trabajador en California gana un mínimo de 8 dólares la hora, muy por debajo de Washington, que es el Estado con el salario mínimo más alto en Estados Unidos, 9,19 dólares, y ligeramente por encima de la media federal, en 7,25 dólares la hora.

En julio del 2014, cuando está previsto que la medida que han aprobado los legisladores en Sacramento entre en vigor, la paga mínima será de un dólar más por hora, y un año y medio después se disparará hasta los 10 dólares.

El incremento tiene gran importancia, ya que significa dinero extra para los bolsillos de un número estimado entorno a los 2,4 millones de californianos que tienen serias dificultades para llegar a fin de mes ganando sólo 8 dólares a la hora en trabajos que muchas veces no son a tiempo completo. Además tres de cada cinco de estos trabajadores tienen 26 años o más, y un gran porcentaje mantiene a su cargo familias a las que tiene que sostener con un salario que en muchas ocasiones no llega, o tan sólo roza, la línea del nivel de pobreza, estimada en 15.510 dólares al año a nivel federal.

Los sindicatos y los trabajadores han denunciado en repetidas ocasiones está situación. El pasado mes de agosto, los empleados de los restaurantes de comida rápida y los del comercio minorista protagonizaron una campaña de protestas a nivel nacional para denunciar la precariedad de sus trabajos y reivindicar un incremento salarial de 15 dólares la hora.

En la convención anual celebrada esta semana en Los Ángeles, los sindicatos han puesto de manifiesto la necesidad imperativa de incrementar el salario de los trabajadores que están peor pagados, categoría en la que incluyen: conserjes, guardias de seguridad, servicio doméstico, empleados de restaurantes de comida rápida y de hospitales.

Un porcentaje creciente del empleo en EE UU está en estos sectores que no requieren una alta cualificación y habitualmente se pagan aplicando los baremos del salario mínimo. Concretamente seis de las diez ocupaciones que más van a crecer esta década entran dentro de las ocupaciones peor retribuidas, encabezadas por el comercio minorista, servicios de comida y los de salud a domicilio.

“Incrementar el salario mínimo no es sólo una necesidad, es un imperativo moral”, ha señalado Art Pulaski, el secretario de finanzas de la Federación del Trabajo de California.

A quienes no les ha gustado la medida es a los empresarios. La Cámara de Comercio de California, que agrupa una coalición de más de dos docenas de empresarios, ha tildado el aumento salarial de “job killer” –exterminadora del trabajo-. El punto de vista de esta agrupación es que el incremento del salario mínimo va a provocar un aumento del desempleo y a ralentizar la recuperación económica de California.

“Es una subida salarial sin precedentes”, ha dicho Jot Condie, presidente de la Asociación de Restaurantes de California. Su predicción es que muchos de los 87.000 negocios lo que van a hacer es contratar menos gente y reducir las horas de trabajo.