_
_
_
_
_

Primera convocatoria a las urnas en Nueva York

Seis candidatos demócratas y tres republicanos buscan unirse al aspirante independiente Adolfo Carrión para competir por la alcaldía

Bill de Blasio deposita su voto en un colegio de primaria de Nueva York.
Bill de Blasio deposita su voto en un colegio de primaria de Nueva York.SPENCER PLATT (AFP)

El parte meteorológico anunciaba cielos despejados para la jornada electoral, y las encuestas de la semana pasada apuntaban a Bill de Blasio como ganador de las primarias demócratas a la alcaldía de Nueva York. Pero ninguna de estas dos predicciones ha resultado ser tan clara. El martes amaneció con más nubes que sol y en las encuestas de última hora, aunque el defensor del pueblo de la ciudad seguía en cabeza, cobraba fuerza la posibilidad de que no alcanzara el 40% de los votos necesarios para evitar una segunda vuelta.

Entre los candidatos el primero en depositar su voto fue William Thompson, que pasó la noche del lunes al martes en vela en un maratón de última hora que le permitió asistir a una vigilia en Brownsville por los disparos que acabaron con la vida de un niño, visitar una panadería para confraternizar con trabajadores y recibir la bendición del pastor Victor A. Brown en el ferry que comunica Staten Island y Manhattan. La comunidad dominicana ha expresado su apoyo a Thompson que también ha logrado ganar para su causa al sindicato de maestros, algo que le coloca en una buena posición. A las 7 am depositó su voto en Harlem y 15 minutos después Bill de Blasio hacía lo propio en su vecindario, Park Slope, acompañado de su esposa. El martes en un último esfuerzo, tiene previsto visitar las cinco pedanías de la ciudad para impulsar la participación en esta votación y animar a sus seguidores. Por la noche seguirá los resultados en una fiesta en el restaurante Bell House de Brooklyn.

Christine C Quinn seguirá la última hora de los resultados desde Chelsea, pero su jornada arrancó en Washington Heights donde de nuevo apeló a dos colectivos en cuyos votos ha centrado gran parte de su campaña: mujeres y latinos. Antes de votar a las 10 am, la única mujer que opta al puesto de alcalde asistió en la parte alta de Manhattan a una concentración y protesta a favor del control de armas. La última encuesta de NBC/Wall St Journal / Marist sitúan a Quinn y a Thompson en un empate con un 20% de los votos, y a Blasio con un 36%. La encuesta de la Universidad de Quinnipiac realizada entre el 6 y el 8 de septiembre tampoco da a Blasio el 40% que necesitaría para evitar la segunda vuelta, Thompson queda en segundo lugar con un 25% y Quinn en tercer puesto con un 18%. Un 18% de los encuestados aseguraron que podían cambiar su voto en el último momento. En caso de que llegue a la segunda vuelta el 10 de octubre, Quinn está más que preparada con cerca de un millón y medio de dólares listos. Bill de Blasio apenas cuenta con medio millón y Thompson con poco más de 200.000 dólares.

Las críticas a De Blasio por parte de sus contrincantes en las últimas horas se centraron en la denuncia de que su propuesta de crear un sistema de escuelas preescolares universal dependería de una subida de impuestos que nunca sería aceptada por la asamblea del estado de Nueva York, el gobierno de Albany. Además, Christine Quinn y William Thompson han subrayado que la campaña del brooklinita que ha denunciado sin tregua la desigualdad que reina en la ciudad (lo que él llama la “Historia de dos ciudades”, haciendo suyo el título de la novela de Charles Dickens), ha recibido dinero de caseros y propietarios inmobiliarios.

Las primarias para elegir a los candidatos para la alcaldía fueron sólo una de las decenas de elecciones celebradas este martes. Distintas candidaturas a presidentes de las juntas de distrito, fiscal del distrito y abogado del pueblo en la ciudad también se decidirán en estas elecciones. La candidatura demócrata a interventor es otro de los puestos que más atención han despertado, en una carrera que enfrenta Scott M. Stinger con el exgobernador Spitzer, y que de alguna manera vendrá a demostrar si el poder en las urnas de los sindicatos (que apoyan en bloque a Stinger) es o no determinante. Spitzer ha invertido más de 9 millones de dólares en su campaña y ha cortejado abiertamente el voto afroamericano.

Desde que se abrieron las urnas se han registrado decenas de problemas con las viejas máquinas perforadoras, una tecnología de los años sesenta que ha sido rescatada para estas elecciones tras el caos provocado en los comicios de 2012 con las nuevas máquinas de lectura óptica que constaron unos 95 millones de dólares. Las urnas permanecerán abiertas hasta las 9 de la noche.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Andrea Aguilar
Es periodista cultural. Licenciada en Historia y Políticas por la Universidad de Kent, fue becada por el Graduate School of Journalism de la Universidad de Columbia en Nueva York. Su trabajo, con un foco especial en el mundo literario, también ha aparecido en revistas como The Paris Review o The Reading Room Journal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_