Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La militarización de Bogotá no detiene los actos vandálicos

La policía colombiana ha detenido a 512 personas por actos vandálicos desde el inicio del Paro Nacional Agrario

Policías antidisturbios en Bogotá.
Policías antidisturbios en Bogotá. REUTERS

El anuncio del presidente Juan Manuel Santos de desplegar el Ejército en Bogotá no ha logrado aplacar los actos vandálicos que durante la noche del jueves se extendieron en cuatro de las 20 localidades de la capital colombiana.

El gobierno distrital ha mantenido la pasada noche la prohibición de venta de alcohol y el toque de queda hasta las cinco de la mañana en los 50 barrios donde los delincuentes habían provocado el caos.

Una quinta localidad fue afectada por la acción de los vándalos. En Bosa, un sector deprimido de la ciudad un grupo de encapuchados destruyeron la zona comercial, saquearon varios negocios y llenaron de pánico a los habitantes. El saldo fue de ocho heridos, de ellos tres policías. Además fueron capturadas 89 personas, casi todas jóvenes.

En Suba, una localidad con más de un millón de habitantes, los dueños de los locales comerciales cerraron sus puertas para evitar ser saqueados nuevamente, y algunos centros comerciales fueron desalojados por las amenazas de algunas bandas de jóvenes. En esta localidad vivía una de las dos personas que resultaron muertas durante los disturbios de la noche del jueves, que se dieron en paralelo con las manifestaciones y marchas de apoyo al Paro Nacional Agrario que ya completa 13 días.

La policía, mientras tanto, difundió las fotografías de 48 personas que habrían cometido hechos vandálicos en la ciudad y reportaron la captura de una de ellas. En todo el país, en los 13 días que ha durado el paro agrario han sido capturadas 512 personas acusadas de actos vandálicos.

En un mensaje televisivo en la mañana del viernes, Santos anunció que 8.500 hombres del Ejército retomarían el control de la ciudad y dijo que tomará la misma decisión en cualquier municipio o zona del país donde los delincuentes intenten sembrar el terror.

“Desafortunadamente varias de estas manifestaciones fueron infiltradas y aprovechadas por vándalos que solo quieren causar caos y destrucción, y dañar los bienes públicos y privados”, y subrayó que “no hay protesta, por justa que sea, que amerite la pérdida de una vida”.

Las protestas a las que hizo referencia el presidente Santos las mantienen miles de pequeños productores agrícolas desde hace 13 días en 16 de los 32 departamentos del país.

Desde el día que comenzaron las protestas, los campesinos se apostaron en más de 30 carreteras nacionales y evitaron el paso de vehículos, lo que ha causado grandes pérdidas en la industria y ha generado desabastecimiento de alimentos en las principales ciudades del país.

Los reclamos de los productores agrícolas se han dirigido a pedir la abolición de los tratados de libre comercio que, según reclaman, los han llevado a la quiebra. Entre las medidas que aseguran los perjudican están los altos costos generados por los insumos (fertilizantes, abonos…), el alto precio de la gasolina que encarece todo el proceso de comercialización, la importación de alimentos a bajos precios y las nulas ayudas para la competitividad.

En su discurso, Santos también dio un ultimátum a los líderes del Paro Nacional Agrario que negociaban con el Gobierno. Ordenó a los tres ministros presentes en la mesa de negociación junto con la comisión gubernamental levantarse de la mesa y volver a Bogotá.

Y además aseguró que envió 50.000 efectivos de las Fuerzas Armadas para levantar los bloqueos en todas las carreteras nacionales. Cuatro horas después los líderes de la protesta decidieron levantar los bloqueos.

“Aún no hemos logrado un acuerdo con el Gobierno que no quiere ceder en varias de nuestras peticiones, pero queremos evitar un derramamiento de sangre como lo pretendía el Presidente Santos. Enviamos este gesto de paz también porque queremos proteger nuestras vidas, pero la protesta va a continuar”, dijo uno de los líderes de la protesta, César Pachón.

No todos los productores agrícolas acataron la orden y aún el viernes por la noche hubo bloqueos en ocho departamentos, uno de los principales en la vía que desde Bogotá conduce hacia el sur del país, y hacia el puerto de Buenaventura por donde entra la mayoría de productos de importación y también de contrabando.

El gesto de los campesinos fue aceptado por el presidente Santos, quien tomó la decisión de reanudar las conversaciones el sábado a las 8 de la mañana.

Mientras tanto, Santos se reunió durante varias horas con alcaldes y gobernadores de todo el país y aseguró que a partir del 12 de septiembre comenzará a “darle cuerpo” a una nueva política que llamó el “gran pacto nacional agrario”.