Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los maestros mexicanos obligan a Peña Nieto a cambiar la fecha de su informe

El presidente mexicano también canceló un viaje oficial a Turquía para seguir el debate sobre la reforma educativa

Enrique Peña Nieto saluda a estudiantes, el pasado 19 de agosto.
Enrique Peña Nieto saluda a estudiantes, el pasado 19 de agosto.

Las protestas de los maestros mexicanos han obligado al presidente, Enrique Peña Nieto, a cambiar la fecha y sede de la presentación del informe del primer año de su Gobierno, que estaba prevista para el domingo 1 de septiembre en el centro militar Campo Marte, y se celebrará finalmente el lunes 2 de septiembre en la residencia oficial de Los Pinos. El mandatario ha reconocido que el cambio se debe a la tensión que han provocado en los últimos días las manifestaciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en la capital del país, así como la discusión de la reforma educativa entre los legisladores y los docentes.

"Hicimos un ajuste porque, evidentemente, hay cosas importantes que trabajar en este momento. Estamos en una etapa de construcción de acuerdos, de darle curso a las reformas que hemos venido postulando, y eso me lleva, evidentemente, a permanecer aquí, a posponer la gira", ha expresado el presidente mexicano a la prensa que lo acompaña en los viajes oficiales. Peña Nieto ha esgrimido también este motivo para cancelar una gira por Turquía que estaba programada del 2 al 4 de septiembre. El mandatario ha negado que el cambio en su agenda esté relacionado con la tensión que existe en el país euroasiático ante un posible ataque militar de occidente a la vecina Siria.

El informe presidencial en México usualmente se presenta el primer día de septiembre, el mismo día que el Congreso inicia el periodo ordinario de sesiones y recibe el documento con el reporte del mandatario. Sin embargo, el presidente no está obligado a hacer ningún discurso público. La Administración de Peña Nieto ha reconocido que el cambio de fecha y sede del acto se debe a las movilizaciones que los profesores ya han convocado para el domingo. "Será en la residencia oficial de Los Pinos con el propósito de que no se siga alterando la vida de la Ciudad de México, que en estos últimos días ha estado fuertemente afectada por estas marchas y ante la posibilidad de que este mensaje del Informe presidencial pueda causar algún pretexto para que estas alteraciones se sigan dando", ha dicho en la radio mexicana Eduardo Sánchez, portavoz del gabinete de seguridad del Gobierno.

Los profesores han organizado protestas en la capital del país desde hace dos semanas y han convocado a una gran movilización para el próximo domingo, cuando Peña Nieto tenía previsto dar su discurso. Ante la convocatoria, el Gobierno del Distrito Federal canceló el paseo ciclista dominical, así como los partidos de la liga mexicana de fútbol en la Ciudad de México, bajo el argumento de que no hay suficientes policías para resguardar estas actividades. Aunque Peña Nieto no dé su discurso anual el domingo, el Congreso mexicano –integrado por 500 diputados y 128 senadores- abrirá su periodo de sesiones ese día. La Cámara de Diputados ya ha sido blindada con cientos de policías y vallas metálicas.

Este jueves, los maestros de la CNTE -uno de los dos poderosos sindicatos de maestros del país (el otro, el SNTE, estaba bajo el mando de Elba Esther Gordillo, exlíder encarcelada por corrupción)- continuaron con marchas que llegaron a la Secretaría de Educación Pública (SEP) y a la Bolsa Mexicana de Valores. Además, mantienen un campamento en el Zócalo, la plaza central de la ciudad, donde duermen miles de maestros adheridos a este sindicato y sus familias. Los profesores se oponen a la aprobación de la ley general del servicio profesional docente, una norma que propone que los maestros se sometan a una evaluación para conservar su trabajo. Este punto de la reforma educativa deberá ser debatido y votado tan pronto como los legisladores comiencen el periodo parlamentario. Peña Nieto ha asegurado que quiere seguir de cerca la discusión de esta ley educativa acordada en el Pacto por México, un consenso de los partidos políticos mexicanos para sacar adelante las reformas estructurales.