Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santos dice que el Gobierno está listo para iniciar diálogos con el ELN

La liberación del ingeniero canadiense Jernot Wober, secuestrado por la guerrilla, dejó el escenario listo para empezar la negociación

La liberación del ingeniero canadiense Jernot Wober, quien había sido secuestrado por la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) desde el 18 de enero, dejó el escenario listo para el inicio de una negociación entre la guerrilla y el Gobierno colombiano.

El presidente Juan Manuel Santos dijo en el Palacio de Nariño que “el Gobierno está listo” para iniciar diálogos con el grupo. Con este anuncio, el mandatario responde al comunicado que leyó el máximo jefe del ELN, Nicolás Rodríguez, alias Gabino, tras la entrega del canadiense a una comisión de la Iglesia. La liberación fue calificada por el jefe guerrillero como una muestra de que son posibles “las soluciones negociadas de los conflictos aun existiendo intereses contrapuestos".

Gabino aseguró que el ELN lleva veinte años planteando la urgencia de un proceso de paz para Colombia y que hoy están dispuestos a sentarse a dialogar, sin condiciones.

El presidente Santos le respondió que “el Gobierno está listo para dar ese paso” y expresó su optimismo para que se arreglen los procedimientos necesarios para iniciar lo más pronto posible el diálogo y ver si “de una vez por todas le ponemos fin a este conflicto con los dos grupos que han estado involucrados en este conflicto”.

Luego de la declaración de Santos, el cardenal Rubén Salazar dijo a medios colombianos que él ya ha tenido comunicación con el Eln y siempre les ha hecho la invitación para que depongan las armas, se sienten verdaderamente a dialogar y se reintegren a la vida civil.

Mientras tanto, la Corte Constitucional dio el aval al Marco Jurídico para la Paz, una serie de normas de justicia transicional que podrían aplicarse para los guerrilleros de las Farc o el Eln que decidan reinsertarse a la vida civil luego de un acuerdo de paz. Los magistrados, sin embargo, dejaron como condición que se investiguen y juzguen todas las violaciones a los derechos humanos, el Derecho Internacional Humanitario, los delitos de lesa humanidad, genocidio o crímenes de guerra cometidos de manera sistemática.