Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Asad promete que su Gobierno se defenderá de “cualquier agresión”

El presidente sirio acusa a las potencias occidentales y a Israel de "desestabilizar la región"

A días u horas de lo que podría ser un ataque norteamericano contra su régimen, y a pesar de que su ejército se encuentra notablemente debilitado tras dos años de ofensiva rebelde, el presidente sirio dijo este jueves, desafiante, que su régimen “se defenderá de cualquier agresión” extranjera. En una recepción a legisladores yemeníes en Damasco, Bachar el Asad dijo que “Siria, con su pueblo que resiste y su valiente ejército, está determinada a erradicar el terrorismo apoyado por Israel y los países occidentales, que persigue el propósito de dividir a la región”.

Desde que los rebeldes le acusaran de haber empleado armas químicas en las afueras de Damasco el 21 de agosto, El Asad ha negado cualquier responsabilidad en ese ataque, en el que fallecieron cientos de personas, e incluso ha permitido la entrada al país de un equipo de inspectores de la Organización de Naciones Unidas, que han recabado varias muestras sobre el terreno. El ataque llegó tras una temporada de grandes avances por parte de las fuerzas leales al régimen, que entre mayo y junio retomaron el estratégico bastión rebelde de Qusair y emprendieron nuevas ofensivas.

De cantar victoria, El Asad ha pasado a animar a sus tropas y a escenificar determinación y fortaleza en un momento en el que el ataque liderado por los norteamericanos parece inminente. Este jueves, su primer ministro, Wael el Halki, llamó a los ciudadanos leales al régimen, aquellos que no se han unido a la oposición de mayoría suní, a “movilizarse” con todos los “recursos nacionales” para “frustrar los intentos del enemigo” por “desestabilizar el país”, según informa la agencia oficial de noticias Sana.

La Coalición Nacional Siria, el principal grupo en la oposición política, instó este jueves a las potencias occidentales a que ataquen cuando antes objetivos estratégicos del gobierno sirio, para poner fin a lo que calificó de “exterminio” de rebeldes y civiles. El presidente de ese grupo, Ahmad Jarba, dijo en una entrevista al diario francés Le Parisien: “Si los estados occidentales, que profesan valores democráticos y humanistas, no hacen nada, El Asad deducirá que no hay ningún impedimento a que siga cometiendo sus crímenes. Nuestra gente se enfrenta al riesgo del exterminio”.

Recientemente, en una reunión con la cúpula de su gobierno y del ejército, El Asad definió su situación actual como el resultado de una conspiración. “Desde el inicio de la crisis hemos esperado el momento en el que nuestro enemigo verdadero intentara intervenir directamente,” dijo. También dio garantías a sus principales apoyos de que saldrán “vencedores” de este conflicto, según recogió el diario libanés Al Ajbar, cercano al grupo chií Hezbolá.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >