Turquía cierra centros oficiales en Líbano tras el secuestro de dos pilotos

Ankara cierra su oficina comercial y el centro cultural en la capital por razones “de seguridad” El Ejecutivo libanés toma medidas excepcionales para proteger a ciudadanos y turistas turcos

Tropas libanesas patrullan en Beirut la carretera del aeropuerto donde fueron secuestrados los dos pilotos turcos el 9 de agosto.
Tropas libanesas patrullan en Beirut la carretera del aeropuerto donde fueron secuestrados los dos pilotos turcos el 9 de agosto.ANWAR AMRO (AFP)

El Gobierno turco ha decidido mantener cerradas algunas de sus dependencias ubicadas en Beirut ante posibles represalias contra intereses turcos tras el secuestro, el viernes, de dos pilotos de Turkish Airlines a su llegada al aeropuerto de la capital libanesa. "Como medida de seguridad, el centro cultural y la oficina comercial en Beirut han suspendido su actividad", ha enunciado el embajador turco en Líbano, Inan Ozyildiz.

El representante de Ankara ha especificado que la medida, que se tomó el mismo viernes, sigue vigente este lunes para evitar posibles ataques por parte de manifestantes. Un cordón militar del Ejército libanés protege ambas localizaciones, además de haber desplegado efectivos a lo largo de la carretera del aeropuerto, al sur de la ciudad.

El viernes, un desconocido grupo chií secuestró, de madrugada y a punta de pistola, al piloto Murat Aktumer y el copiloto Murat Agca tras el aterrizaje del primer vuelo de Turkish Airlines. Varios hombres armados se llevaron a la fuerza a ambos empleados de la mayor aerolínea turca y dejaron atrás a los otros cuatro miembros de la tripulación. En un comunicado remitido el mismo día a las autoridades turcas, los autodenominados Zouar Imam Rida (Seguidores del Imán Rida, en árabe) calificaron el rapto como represalia por la desaparición, hace un año en Azaz (localidad alepina fronteriza con Turquía), de 12 peregrinos chiíes libaneses a manos de un grupo rebelde sirio.

"Turquía, por razones humanitarias, ha hecho todo lo que ha podido para liberar a los peregrinos chiíes, pese a que el secuestro ocurrió en Siria y no tiene vínculos directos con Turquía", ha criticado una fuente diplomática turca citada anónimamente por la agencia France Presse. Solo dos peregrinos han sido liberados tras más de un año de negociaciones frustradas a tres bandas entre la oposición siria a Bachar el Assad, el Ejecutivo turco y el Gobierno libanés. Las familias de los desaparecidos han protagonizado varias manifestaciones más o menos violentas frente a edificios de intereses turcos en Beirut en protesta por la política de entendimiento con los rebeldes sirios del Gobierno del primer ministro Recep Tayip Erdogan, al que acusan de impasividad en el caso. Desde hace meses, los trabajadores de Turkish Airlines operan desde el aeropuerto tras el cierre de las oficinas en el centro de Beirut.

El Ejecutivo libanés ha anunciado que está realizando "esfuerzos excepcionales" para lograr la liberación de los dos pilotos, según declaraciones a la agencia turca Anadolu del ministro de Interior en funciones, Marwan Charbel. "Los pilotos están bien y esperamos tener noticias positivas en los próximos días", ha dicho, "estamos empleando todos los medios posibles para encontrarlos. Lo más importante es localizarlos, saber que están seguros y asegurar su liberación".

Entre esas medidas "excepcionales" se cuenta la decisión de Beirut de hacer circular entre las fuerzas de seguridad una lista con los nombres de todos los residentes y turistas turcos en el país para mantenerlos bajo control en caso de que pudiesen producirse nuevos raptos. El domingo, un convoy militar acompañó a un autobús de turistas que viajaba por las localidades de Baalbek y Zahlé, en el Valle oriental de la Bekaa, para garantizar su seguridad.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El incidente ha supuesto un nuevo golpe para la frágil estabilidad en Líbano y sus intereses económicos en un momento en el que el turismo, la principal fuente de ingresos del país del cedro, ha caído en picado debido a la inestabilidad en la región, especialmente con el enquistamiento de la guerra siria. "El secuestro no afectará a las relaciones políticas, económicas y culturales entre los dos lados (Turquía y Líbano)", ha puntualizado el ministro de Exteriores en funciones, Adnan Mansour, citado por el diario turco Hürriyet. "Las negociaciones entre Turquía y Líbano continúan en un intento de poner un final feliz al incidente. Los pilotos serán seguramente liberados".

En el curso de la investigación, los servicios de Inteligencia libaneses han anunciado la detención de uno de los familiares de los peregrinos de Azaz como sospechoso de estar envuelto en el rapto de los pilotos. Las acusaciones contra Mohamed Saleh han levantado indignación entre el grupo de familiares, que ha amenazado con cortar la carretera del aeropuerto, una práctica habitual como método de protesta en la capital libanesa. El mismo grupo negaba el viernes cualquier vinculación con el secuestro, aunque varios portavoces agradecieron el gesto a los presuntos autores.

En un nuevo giro de tuerca que pone en evidencia el aumento de la tensión diplomática, el Ministerio de Exteriores turco se ha visto obligado a desmentir las informaciones que han comenzado a circular este fin de semana sobre la posibilidad de que dos obispos ortodoxos secuestrados en abril en Alepo se encontrasen en territorio turco. "Estas acusaciones son totalmente irreales", apunta la nota, según Hürriyet, "está claro que estas demandas, que lamentamos, sirven a algunos círculos de intereses y pretenden poner a Turquía en una difícil situación (...). Turquía desea que los obispos sean liberados lo más pronto posible y en ese sentido hace sus esfuerzos".

También este fin de semana el propio mando general de la UNIFIL (Fuerza Interina de Naciones Unidas para Líbano) ha puntualizado que la retirada del contingente de tierra turco, previsto para septiembre, no guarda ninguna relación con la tensión diplomática ante el secuestro de los pilotos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS