Israel avanza en la autorización de 800 nuevas casas en colonias de Cisjordania

Tel Aviv cierra el aeropuerto de Eilat, su ciudad más turística en el Mar Rojo

Nuevas construcciones en la colonia judia de Silo en Cisjordania en 2012.
Nuevas construcciones en la colonia judia de Silo en Cisjordania en 2012.

La Administración Civil de Israel, organismo militar encargado de revisar los permisos de nueva obra en las colonias, ha dado luz verde a la construcción de 800 nuevas unidades en una decena de asentamientos de Cisjordania, suelo palestino ocupado según Naciones Unidas. Según han confirmado fuentes de este departamento, el visto bueno inicial fue otorgado por el Ministerio de Defensa hace meses y es ahora cuando se pasa al siguiente trámite, la apertura del periodo de alegaciones, que dura unos dos meses. Una vez finalizada esta fase, podrán comenzar las obras. La ONG Paz Ahora denuncia en un comunicado que, además, se han dado 166 permisos retroactivos a viviendas levantadas inicialmente sin licencia.

Sea o no una decisión antigua, la confirmación de este avance llega en un momento delicado, apenas ocho días después del primer encuentro entre los equipos negociadores de Israel y Palestina para retomar el proceso de paz, bloqueado desde hace tres años. Los últimos contactos de 2010 ya se rompieron, esencialmente, porque el Gobierno del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, finalizó la moratoria voluntaria que durante 10 meses impidió que crecieran los asentamientos.

Israel no se había comprometido a paralizar las colonias antes de acceder a esta nueva ronda de contactos, pero “se esperaba más templanza por su parte al menos en las semanas iniciales”, confirman en la oficina de la Unión Europea en Tel Aviv. Por ahora, nadie de Bruselas o Washington ha valorado esta vuelta de tuerca en el problema de los asentamientos, que el presidente norteamericano Barack Obama define como “un gran obstáculo para la paz”.

Israel no se había comprometido a paralizar las colonias antes de acceder al nuevo proceso de paz

En plena celebración del fin de Ramadán, ha sido Hanan Ashrawi, miembro destacado de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), la encargada de emitir un comunicado en el que condena este intento de “sabotear los esfuerzos” de acercamiento por parte de Israel. “Es una destrucción deliberada de toda probabilidad de paz”, sostiene Ashrawi, quien exige la intervención “inmediata y eficaz” del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, el hombre que desde enero presiona para acercar a los enemigos. “Es una anexión de facto de Cisjordania”, insiste la líder palestina.

Hace dos días, Israel añadió en su lista de municipios “prioritarios” una veintena de colonias, que desde ahora recibirán un trato preferencial en las ayudas del Gobierno. Ese mismo día, el alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, avanzó que la semana que viene se pondrá la primera piedra de un asentamiento de nueva creación en Jabal Mukaber, barrio palestino en el este de la capital. La ONU calcula que más de 500.000 colonos residen en Jerusalén Oriental y Cisjordania. El posible intercambio de tierras para delimitar un estado palestino depende del crecimiento de estas villas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Israel, por otro lado, ha cerrado durante dos horas el aeropuerto de Eilat, su ciudad más turística en el Mar Rojo, por su cercanía a la península del Sinaí, donde el Ejército egipcio lleva todo el día desarrollando una macro-operación contra los yihadistas que campan por el desierto. Según el Ministerio de Defensa de El Cairo, sus efectivos han matado hoy a 60 islamistas, gran parte de ellos salafistas, aliados con las mafias beduinas, dicen, para mercadear con armas y atentar contra bases militares. Se han suspendido ocho vuelos y aún no se sabe si mañana reabrirán las pistas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS