Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos planea endurecer las sanciones contra Teherán

La Cámara de Representantes no da un voto de confianza al nuevo presidente y aprueba una propuesta que pone en jaque la exportación de crudo iraní

Miembros de la Cámara de Representantes abandonan el Capitolio.
Miembros de la Cámara de Representantes abandonan el Capitolio. AFP

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el pasado miércoles un proyecto de ley que agrava las duras sanciones impuestas por esté país a Irán. La legislación, que no tendrá problemas para recibir el respaldo del Senado en septiembre, permite poner fin a todas las ventas mundiales de petróleo iraní –su principal fuente de ingresos- desde ahora y hasta 2015, además de establecer elevadas multas económicas a quienes no sean capaces de encontrar a otro país para proveerse de crudo. La nueva norma limita todavía más la capacidad de Irán de acceder a fondos en el extranjero en incluye en la lista negra a la industria del motor, la minería y la construcción iraníes.

La abrumadora mayoría de la votación (200 votos a favor por 20 en contra) evidencia la suspicacia del Congreso hacia el programa nuclear iraní, no importa quién lidere el país. “Irán puede cambiar de presidente, pero su programa nuclear continúa”, zanjó el republicano Ed Royce, uno de los promotores de la nueva tanda de sanciones. De aprobarse, esta norma se sumará a la extensa legislación sancionadora contra Irán que se inauguró en 1979 con la crisis de los rehenes.

La Administración Obama ha endurecido las medidas contra el régimen de los ayatolás. En 2010, se prohibió a entidades extranjeras con lazos comerciales con Irán acceder al sistema bancario de EE UU y se establecieron nuevas trabas al abastecimiento de combustible al país. A finales de 2011, se aprobó uno de los mayores paquetes penalizadores hacia Teherán, que incluye sanciones a todas las entidades que hagan negocios con el banco central iraní. No obstante, la Casa Banca tiene potestad para suavizar las penalizaciones. A finales de mayo, atendiendo a la petición de grupos opositores y exiliados, se relajó la prohibición de las empresas tecnológicas estadounidenses para vender aparatos y tecnología a particulares para asegurar “la libre circulación de información entre los ciudadanos israelíes”. A principio de esta semana, el Departamento de Tesoro levantó la prohibición de la comercialización de determinado tipo de medicamentos a Irán.

La Unión Europea ha prohibido la inversión y la transferencia de tecnología a Irán, ha limitado los intercambios comerciales y ha vetado la actividad de varios bancos iraníes. Naciones Unidas ha aprobado varias resoluciones para debilitar el programa nuclear iraní que incluyen la prohibición de sus Estados miembros de abastecer de material tecnológico a Teherán, congelación de fondos, embargo de armas, restricciones financieras y comerciales, limitaciones de las inversiones extranjeras, sanciones a particulares y entidades del Gobierno… Desde 2011, otros países como Gran Bretaña, Canadá, Corea del Sur o Australia han endurecido las sanciones contra Irán.