“Ya tiene casa y ofertas de empleo”

Anatoli Kucherena, el abogado del filtrador, dice que a su cliente no le falta dinero para vivir y que seguirá en paradero secreto por razones de seguridad

El abogado ruso Anatoly Kucherena muestra el permiso de entrada a Rusia de su cliente Edward Snowden.
El abogado ruso Anatoly Kucherena muestra el permiso de entrada a Rusia de su cliente Edward Snowden. AP

Edward Snowden ya tiene vivienda y no encontrará problemas para ganarse la vida en Rusia. Así lo aseguró Anatoli Kucherena, el abogado ruso del analista informático que trabajaba para la CIA y que desenmascaró el espionaje electrónico masivo de EE UU. Al mismo tiempo, Kucherena reiteró que el filtrador no hará público su lugar de residencia.

“No paseará por las calles de Moscú ni mucho menos irá a discotecas. Es peligroso”, explicó el jurista, que el jueves llevó al aeropuerto moscovita de Sheremétievo los documentos necesarios para que el estadounidense pudiera abandonar, tras más de un mes de estancia, la zona de tránsito de la terminal internacional e ingresar oficialmente en territorio ruso.

Snowden tiene numerosas ofertas de trabajo, según aseguró Kucherena, que reconoció haber “recibido muchas cartas y llamadas teléfonicas” en este sentido. El analista deberá trabajar en Rusia para subsistir, ya que, como señaló Kucherena, “no es rico” y ha estado gastando su dinero “para comer”.

Snowden ya se manifestó en lo que respecta a su vivienda. “Todo está en orden”, declaró Kucherena, que volvió a aducir razones de seguridad para no revelar el lugar de su residencia. Y aunque se ha rumoreado que estaría hospedado en casa de unos estadounidenses, algunos observadores piensan que esto es simple desinformación, ya que si de seguridad se trata difícilmente aceptaría vivir con compatriotas. Sea como fuere, se desconoce su paradero exacto, porque además el documento que obtuvo le permite residir en la ciudad rusa que él elija.

Precisamente de otra ciudad ha llegado la primera invitación pública que se le ha hecho a Snowden para trabajar: de la antigua capital imperial, San Petersburgo, donde se encuentra la sede de la red social VKontakte. Pável Dúrov, director general de esta especie de Facebook ruso, dijo que estaría feliz si el analista informático aceptara unirse “al equipo estelar de programadores” de su empresa, para ocuparse “de la defensa de los datos personales de los millones de usarios” que tiene esta importante red social.

Snowden abandonó el jueves el aeropuerto de Sheremétievo, donde se encontraba desde el 23 de junio pasado, cuando llegó procedente de Hong Kong y con destino La Habana. Sin embargo, debido a que EE UU anuló su pasaporte, el filtrador que Washington quiere juzgar no pudo ejecutar su plan original, que consistía en radicarse en alguno de los países latinoamericanos que le ofrecieron asilo: Bolivia, Ecuador, Nicaragua o Venezuela.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Ante este contratiempo, Snowden pidió asilo temporal en Rusia, a lo que Moscú accedió a condición de que el analista cesara en sus actividades contra EE UU. El estadounidense ha prometido que acatará este requisito, pero al mismo tiempo ha advertido que puede haber información que él entregó con anterioridad y que aún no ha sido publicada y sobre la que por tanto no tiene control.

Kucherena, que había comparado las condiciones en que Snowden se encontraba en Sheremétievo con las de un arresto domiciliario, señaló que aunque el asilo es temporal, por un año, puede ser renovado. Defensores de derechos humanos han declarado que no excluyen que en el futuro Snowden obtenga refugio permanente en Rusia.

Lon Snowden, padre del analista, declaró a la televisión rusa que desearía visitar a su hijo. Para obtener el visado, necesitaría una invitación, que ya estaría lista. Sin embargo, no está claro que desee hacerlo inmediatamente debido a la posición de Washington.

Foto: reuters_live | Vídeo: REUTERS-LIVE!

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS