La violencia en Tierra Caliente reta la estrategia de seguridad de Peña Nieto

Al menos 22 personas han muerto este martes en el Estado de Michoacán en enfrentamientos entre policía y supuestos delincuentes El Gobierno mexicano asegura que la violencia es una respuesta a sus acciones de combate

Un fotógrafo toma la imagen de una de las cinco personas asesinadas en Los Reyes.
Un fotógrafo toma la imagen de una de las cinco personas asesinadas en Los Reyes.EFE

Este martes ha vuelto a ser una jornada marcada por la violencia en el Estado mexicano de Michoacán (oeste del país). Al menos 22 personas han muerto en varios enfrentamientos entre policía y supuestos delincuentes en este Estado, según ha reconocido la Comisión Nacional de Seguridad. "Seis ataques" contra la Policía Federal en distintos puntos del Estado han dejado 20 presuntos delincuentes y dos agentes, según este organismo. A ellas se suman 15 policías heridos.

Los ataques han tenido lugar en el camino Tumbiscatío–Arteaga, en el poblado de Puerto el Mamey, en la zona del Aguaje, en la comunidad del Infiernillo y en el poblado El Carrizo, fueron "planeados con anticipación" y ejecutados por "individuos con armas largas" ocultos en los cerros. Se produjeron además cuatro bloqueos de carreteras: "Tres en el tramo que va de Apatzingán a Cuatro Caminos, en el municipio de Nueva Italia, y uno más en la carretera Lázaro Cárdenas-Uruapan", ha especificado la Comisión. 

Las últimas jornadas de violencia en la región michoacana de Tierra Caliente han desafiado al Gobierno del presidente, Enrique Peña Nieto, y la efectividad de su estrategia de seguridad. El primer gran operativo militar de este Gobierno comenzó en mayo con el envío de tropas a 19 municipios michoacanos, donde sus habitantes se han enfrentado por medio de grupos de autodefensa con carteles de la droga.

El Gobierno mexicano ha insistido en que los episodios de violencia de las últimas semanas son una respuesta a las acciones de la administración contra el crimen organizado en esa región. "No retrocederemos y por supuesto que seguiremos con el trabajo, que ha sido muy efectivo en la recuperación del territorio”, ha comentado el secretario de Gobernación (Interior), Miguel Ángel Osorio Chong, en la reunión bilateral sobre seguridad al lado de la secretaria de Seguridad Interior de Estados Unidos, Janet Napolitano. Osorio Chong ha insistido en que la presencia militar y policiaca servirá para reestablecer el orden en la región, una estrategia similar a la que el expresidente Felipe Calderón mantuvo durante su administración.

Otro de los sucesos violentos que pone en cuestión los resultados del despliegue militar ocurrió este lunes en el municipio de Los Reyes. Ahí, cinco personas murieron y siete resultaron heridas cuando un grupo de desconocidos dispararon contra una manifestación, a las puertas de la alcaldía, que denunciaba los nexos de la policía local con la organización de narcotráfico de Los Caballeros Templarios.

La Fiscalía de Michoacán ha informado que la protesta, a la que acudieron unas 200 personas, había sido convocada por un grupo de autodefensa. Sin embargo, las autoridades mexicanas no han aclarado si los manifestantes eran habitantes de Los Reyes o si pertenecían a un grupo de autodefensa, aunque algunos de ellos vestían camisetas con la leyenda “Por los Reyes libre”, como las que usan algunas autodefensas en otros municipios. De las cinco víctimas, tres eran guardias comunitarios, uno un civil que salía de un banco y una policía municipal que estaba en su día libre.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los asesinatos de estas cinco personas se suman a otros 10 ocurridos la semana pasada en el municipio de Buenavista Tomatlán, cercano a Los Reyes y también perteneciente a la región de Tierra Caliente, en el Estado de Michoacán. Los habitantes de esta zona han constituido grupos de autodefensa tras el hartazgo que han provocado las extorsiones del cartel de Los Caballeros Templarios. Este grupo del crimen organizado comenzó su actividad en 2010 como resultado de una escisión del cártel La Familia Michoacana. Desde entonces, se convirtieron en la máxima autoridad de la región y bloquearon la entrada a algunas comunidades, como lo mostró en mayo EL PAÍS. Algunos ciudadanos han denunciado en los últimos días, a través de redes sociales, que existen también bloqueos del crimen organizado en las carreteras cercanas a la ciudad de Apatzingán.

Ante los síntomas de una región colapsada por la violencia, el Gobernador interino del Estado de Michoacán, Jesús Reyna, ha señalado que en Tierra Caliente no está en riesgo la gobernabilidad a pesar de los eventos de los últimos días. "Los hechos delictuosos son esos, y existen leyes para investigar y sancionarlos. La gobernabilidad es más que eso y no está en riesgo", ha expresado a la prensa. La Policía Federal y el Ejército siguen recorriendo los 19 municipios michoacanos, que incluso serán reforzados con más tropas.

Sobre la firma

Sonia Corona

Es la jefa de la redacción de EL PAÍS en México. Cubre temas de Política, Economía, Tecnología y Medio Ambiente. Fue enviada especial para las elecciones presidenciales de 2020 en EE UU. Trabajó en Reforma y El Huffington Post. Es licenciada en Comunicación por la Universidad de las Américas Puebla y Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS