Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colombia también solicitará explicaciones a EEUU por espionaje

Según las revelaciones de Edward Snowden divulgadas por ‘O Globo’, Colombia sería el tercer país más espiado en América Latina

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos EFE

El gobierno colombiano, a través de su cancillería, se mostró “preocupado” por la información divulgada por O Globo el martes, donde Colombia aparece como el tercer objetivo en la región de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA por sus siglas en inglés), luego de Brasil y de México. Según el periódico brasileño, desde 2008 y los primeros meses de este año, la NSA habría recolectado información en Colombia, específicamente sobre los movimientos de la guerrilla de las FARC. En la lista de países vigilados también estaría Perú y Venezuela, Argentina y Ecuador.

“El Gobierno Nacional registra con preocupación la información de algunos medios de prensa internacionales sobre la existencia de un programa de recopilación no autorizada de datos y de interceptación de comunicaciones personales en Colombia”, dice un corto comunicado de la Cancillería que fue divulgado a media noche del martes.

El documento también señala que rechaza “los actos de espionaje violatorios del derecho a la intimidad de las personas y de las convenciones internacionales en materia de telecomunicaciones”, por lo que Colombia solicitará al gobierno de los Estados Unidos, por intermedio de su embajador en Bogotá, Michael McKinley, las explicaciones que correspondan.

McKinley ha dicho a medios locales que entiende la preocupación de Colombia y que su país responderá por la vía diplomática, “como lo estamos haciendo con nuestros socios y aliados en las Américas y en otros lugares”, dijo a La W radio.

Aunque el diplomático descartó comentar públicamente sobre las presuntas actividades de inteligencia específica en Colombia, precisó que Estados Unidos, al igual que otros países, recopila información “que impacta sobre cuestiones que tienen que ver con seguridad, con ataques a la población, con los intereses que tenemos en común con nuestros socios y aliados”. También pidió reconocer que la cooperación entre EE UU y Colombia “ha dado logros muy importantes para ambos países en temas de seguridad, la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo”.

Durante todo el martes, algunos políticos presionaron para que el gobierno de Juan Manuel Santos se pronunciara sobre el espionaje masivo. Uno de ellos fue el senador liberal Juan Manuel Galán, autor y ponente de una ley de inteligencia en Colombia, para quien de acuerdo con esa ley, “es necesario asegurar un adecuado sistema de autorización de las actividades de inteligencia, que tenga en cuenta los fines, límites y principios mencionados y que fije las responsabilidades”.

Según los documentos a los que tuvo acceso O Globo, Estados Unidos no estaba interesado únicamente en asuntos militares, sino también en “secretos comerciales”. El diario brasileño también publicó una serie de mapas que muestran cómo en diferentes países de América Latina se habrían utilizado los programas PRISM (del 2 al 8 de febrero) y el Boundless Informant. El primero recopila datos de comunicaciones personales y el segundo posibilita el acceso a correos electrónicos, conversaciones en línea y llamadas de voz. Así mismo, se habría sido implantado el sistema X-Keyscore, que identifica mensajes y llamadas telefónicas por el idioma de la conversación.