Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe de la Inteligencia reconoce que mintió sobre los programas de vigilancia

James Clapper se disculpa ante el Congreso por unas “declaraciones erróneas” sobre las prácticas de espionaje desveladas por Snowden

El director nacional de Inteligencia de EE UU, James Clapper.
El director nacional de Inteligencia de EE UU, James Clapper. AP

El director nacional de Inteligencia de Estados Unidos, James Clapper, se ha disculpado ante el Congreso por mentir durante una audiencia ante el comité de Inteligencia del Senado. En una carta remitida a su presidenta, la demócrata Dianne Feinstein, el 21 de junio y hecha pública este martes, ha reconocido que respondió erróneamente a una pregunta sobre los programas de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), el pasado 12 marzo.

Entonces, el senador demócrata Ron Wyden, le preguntó si era cierto que la NSA recopilaba y almacenaba datos de cientos de miles de millones de estadounidenses a lo que Clapper respondió que no. “Mi contestación fue claramente errónea y pido disculpas por ello”, indica el director nacional de Inteligencia en la carta. En el documento arguye que él creyó que se le preguntaba por la información recogida bajo la sección 702 de la Ley Federal de Supervisión de Inteligencia –que únicamente permite reunir datos de extranjeros- y no bajo la sección 215 de la Ley Patriótica, que es la que autoriza a obtener la información que reveló Edward Snowden.

Desde que el exanalista de la NSA comenzara a filtrar los programas de vigilancia masiva del Gobierno de EE UU, el testimonio de Clapper en esa audiencia ha recibido un enorme escrutinio y ha sido puesto en entredicho por el propio Wyden y por otros senadores, como el republicano y favorito del Tea Party, Rand Paul, que han acusado directamente al director nacional de Inteligencia de mentir y han sugerido que no debería continuar en su puesto. Capper ha justificado su confesión en la “tensa retórica y acalorada controversia” que ha suscitado su respuesta ante el Senado. “Quiero aclararlo todo”, señala en la carta.

Esta es la primera vez que Clapper reconoce que mintió ante el comité de la cámara Alta, pero no es la primera ocasión en la que alude a ese testimonio. Tras salir a la luz las primeras filtraciones de los programas de la NSA, el máximo responsable de las agencias de inteligencia de EE UU aseguró en un programa de televisión que ese día de marzo ofreció de manera deliberada la respuesta “menos falsa posible”. Una explicación que claramente contradice a la que ha ofrecido ahora al Congreso.

Clapper señala en la carta que, tras concluir su comparecencia, sus asesores le hicieron ver que no había ofrecido una respuesta correcta al comité de Inteligencia pero que no pudo rectificar públicamente porque esos programas de vigilancia a los que aludía la pregunta estaban clasificados. “Ahora ya puedo corregirme abiertamente porque la existencia de las técnicas de recopilación de metadatos ya ha sido desclasificada”, asegura Clapper.

Varios miembros del Congreso han mostrado su malestar con los responsables de los servicios de inteligencia, Clapper incluido, por no ser suficientemente claros y específicos con ellos sobre los programas de vigilancia. La semana pasada un grupo bipartito de 26 senadores envió una carta al director nacional de Inteligencia para recriminar lo que consideran el “cuerpo secreto legislativo” que la Administración Obama está creando alrededor de sus programas nacionales de espionaje. “Estamos preocupados por que estas prácticas de vigilancia dependen de interpretaciones reservadas de la Ley Patriótica que difieren de la lectura objetiva del texto”, escribieron los legisladores. “Esto, unido a declaraciones imprecisas de los responsables de inteligencia nos ha impedido evaluar las decisiones que nuestro Gobierno estaba adoptando y va a minar nuestra confianza en él”.

Más información