Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

“No hay persecución política contra la oposición en Perú”

Juan Jiménez Mayor, primer ministro del Gobierno de Ollanta Humala, es el tercero en ocupar el puesto en un año turbulento

El primer ministro de Perú, Juan Jiménez Mayor, en Madrid el pasado lunes.
El primer ministro de Perú, Juan Jiménez Mayor, en Madrid el pasado lunes.

El Gobierno del presidente Ollanta Humala en Perú consumió a dos primeros ministros en apenas un año tras su toma de posesión en verano de 2011. El tercero es Juan Jiménez Mayor (Lima, 1964) un jurista con amplia experiencia en el campo de los derechos humanos que insiste en que no es un político profesional. Pero el caso es que se sienta en una especie de silla caliente en Perú. "Soy el tercero en un año. La inestabilidad fue generada básicamente por algunos problemas vinculados a conflictos sociales, tema que en este momento tiene un tratamiento absolutamente distinto de cómo se trató en los primeros 11 meses del Gobierno. Ha cambiado radicalmente".

El premier se refiere a problemas con los grandes proyectos mineros desarrollados gracias al aumento de los precios de las materias primas. En su resurrección, la minería a gran escala ha encontrado una fuerte oposición en comunidades rurales que ven como se arrasa su ecosistema. Este es aún el mayor problema que enfrenta el mandato de Humala. "Teníamos una vieja oficina de conflictos que era reactiva, sin capacidad de prevención de conflictos. ¿Por qué tenemos conflictos en Perú? Por la coexistencia de grandes proyectos de inversión con comunidades que no tienen ningún tipo de servicios, ni energía ni saneamiento. No se incorpora a las comunidades a los proyectos. La política por muchos años en este boom minero del país ha sido que la empresa arregle el problema, que se reúna con las comunidades. El Estado absolutamente ausente. Nosotros hemos cambiado esa historia y hemos planteado la necesidad de que el Estado se involucre. Es un nuevo enfoque a través de la nueva Oficina de Diálogo y Sostenibilidad, a través de la cual el Estado es el primer responsable del desarrollo de las comunidades. El vuelco es importante. Hemos resuelto en los últimos 11 meses 32 conflictos".

Cuando habla de resolver conflictos, Jiménez Mayor se refiere a que las comunidades perciban "que la inversión trae desarrollo". "Ese era un concepto que estaba ausente. Eso ha cambiado y va a generar gobernabilidad y sostenibilidad en la inversión. Hoy día el escenario es completamente distinto al de los años de Gobierno del presidente García e, inclusive, durante el primer año de Gobierno del presidente Humala, que fue la razón por la cual cayeron dos Gabinetes".

El viaje a España se produce en un momento también en que dos expresidentes peruanos se ven cercados por la justicia en casos de supuesta corrupción, lo que ha derivado en críticas al Ejecutivo por utilizar los medios del Estado contra la oposición. De los últimos tres presidentes, uno está en la cárcel por delitos de lesa humanidad [Alberto Fujimori] y los otros dos investigados por corrupción [Alan García y Alejandro Toledo], con un coste para la imagen del país. "Sin duda. Es la conducción casi natural de la política en Perú. Nosotros aspiramos a un manejo distinto de la política. El presidente Humala es una persona muy comprometida en la lucha contra la corrupción. Yo tengo el encargo de fijar políticas de no impunidad en esta materia".

En cuanto a las sospechas de la oposición, "aspiramos a que las investigaciones sean serias". "En el caso de los expresidentes queremos que sean razonables, no hay ninguna persecución política, quiero desmentirlo porque sé que lo tiene en la cabeza. No pretendemos politizar estos temas. Esto ha sido derivado de investigaciones periodísticas. En el caso de Alan García son denuncias de indultos a narcotraficantes, mezcladas con denuncias de corrupción, mas allá de lo moral o inmoral que pueda ser indultar [a los narcotraficantes]".

Jiménez Mayor no solo rechaza estas acusaciones de la oposición, sino que plantea sus propias quejas: "Tenemos una oposición muy activa, pero la situación autodestructiva que tenemos en Perú es impresionante. Yo no vengo de la política sino de otro ámbito. Los códigos de la política no los entiendo, pero realmente la forma como se abordan los temas es muy complejo y muy desmotivador para dedicarse a la política. Hay mucha gente desalentada".

La agenda exterior de Perú ha sufrido dos extraños baches en las últimas semanas. Primero, un intercambio desagradable con Ecuador a cuenta del comportamiento de su embajador. Jiménez Mayor asegura que "las relaciones con todos los países de Latinoamérica son optimas". Con Ecuador "tenemos un bache en este momento por un incidente absurdo, que se va a superar en breves semanas". Sin embargo, el presidente Humala no estuvo presente en la toma de posesión de Rafael Correa en Quito. "La ausencia en la toma de posesión se debió a temas de agenda, problemas internos que requerían su presencia en lima. Se mandó una delegación con la vicepresidenta y el presidente llamó a Correa para darle su saludo", responde el primer ministro peruano.

Quizá más complicada es la situación con Venezuela desde que algunas voces en Lima se sumaron a las dudas sobre la legitimidad de la victoria de Nicolás Maduro. "Con Venezuela buscamos construir las mejores relaciones. Perú preside Unasur y fue en Lima donde se realizó la célebre reunión de presidentes donde se estudió el asunto de Venezuela. Estamos sobre la base de esa declaración, buscando que el escenario en Venezuela este tranquilo como debe ser en democracia".