Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama regresa a Nueva Jersey para supervisar los avances tras Sandy

El presidente y el gobernador, Chris Christie, recorren la costa, una de las zonas más dañadas por la tormenta tropical

El presidente Barack Obama y Chris Christie se dan la mano antes de recorrer la zonas afectadas por Sandy.
El presidente Barack Obama y Chris Christie se dan la mano antes de recorrer la zonas afectadas por Sandy. AFP

Hace siete meses el presidente Barack Obama y el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, se reunían para supervisar los destrozos que había dejado tras de si Sandy. Este martes ha vuelto a ocurrir pero, en esta ocasión, Obama ha inspeccionado junto al gobernador las tareas de recuperación. El presidente ha aterrizado al mediodía y tras saludar a Christie, ambos se han subido al helicóptero presidencial hacia la costa de Atlantic City, una de las zonas más dañadas tras el paso de la tormenta tropical. Sandy, que se desplazó con vientos de más de 120 kilómetros por hora, causó 148 muertos y destruyó y dañó más de 300.000 viviendas y negocios en Nueva Jersey, Nueva York y Connecticut.

"Chris Christie ha hecho un gran trabajo aquí en Nueva Jersey", ha comenzado Obama ante una audiencia entregada. "Todavía queda mucho por hacer, sé que hay muchas personas que siguen sin casa, que sus negocios siguen sin abrir", ha proseguido el mandatario. "La recuperación va a ser larga pero vamos a seguir aquí hasta que todo esté listo. Os respaldamos. Ha sido una satisfacción poder ver parte de la costa de Jersey funcionando de nuevo. Este pasado fin de semana, toda América ha podido ver las tiendas abiertas, la gente leyendo en sus porches y los niños comiendo helado", ha continuado Obama. "Por último, aconsejo a los estadounidenses que vengan, que lo vean y que gasten algo de dinero", ha concluido.

Durante el recorrido, el presidente de EE UU ha visitado a familias y a empresarios que “han demostrado su paciencia y resistencia ante la cara más dura de la destructiva tormenta”, según ha resaltado el presidente: "Se notan los esfuerzos en la reconstrucción". La región que ambos políticos han visitado es una zona que aún afronta demoras en los trámites de cobertura de las aseguradoras, algo que afecta, sobre todo, a los pequeños negocios que dependen del sector turístico. Según datos oficiales, Nueva Jersey, que cuenta con una zona costera de más de 200 kilómetros de extensión, atrae a más de 50 millones de turistas al año.

Además, todavía hay más de 30.000 familias que siguen sin hogar alojados en albergues temporales. La lenta recuperación en este Estado aumenta cada día la angustia de los evacuados ya en plena temporada de huracanes en el país (normalmente esta comprende de junio a noviembre). "Este año hemos sido más previsores. Estamos educando a la población y contamos con más recursos", ha puntualizado Obama.

El domingo, el presidente viajó a Oklahoma para ofrecer apoyo y consuelo a los más de 30.000 afectados por el tornado en Moore que dejó 24 víctimas, entre ellas 10 niños, dos de cuatro y siete meses. Christie, por su parte, se pasó el fin de semana demostrando los avances de las labores de restauración. El gobernador cortó con unas grandes tijeras una cinta inaugural de 8,8 kilómetros (5,5 millas) de longitud que unió simbólicamente algunos de los poblados más golpeados por Sandy, la hazaña entró en libro de los récords. Christie añadió en una entrevista en referencia a la visita de Obama, en  la NBC: “Los estadounidenses nos ayudamos los unos a los otros cuando afrontamos problemas, y eso es lo que siempre ha sido este país”.

La visita que realizó el mandatario a la zona hace siete meses, justo dos semanas después del azote de Sandy en Nueva Jersey, definió una relación estrecha entre Obama y Christie, a la que muchos expertos llegaron a denominar "la extraña pareja" y que dio un último empujón para que el actual presidente fuera reelegido el pasado noviembre. Obama hizo de la tormenta una prioridad en su agencia política, llegando a anular varios mitines de su campaña.

"Tengo que decir que el Gobierno, el propio presidente y el administrador de FEMA (la agencia federal de emergencias), Craig Fugate, han estado formidables con nosotros hasta ahora. El presidente ha estado todo el tiempo pendiente y merece reconocimiento por ello, ha sido un apoyo increíble y muy útil para nuestro estado”, afirmó. “Me importa un rábano lo que eso signifique para las elecciones”, dijo el Gobernador entonces.

Por su parte, Christie, cuyo nombre ha sonado como futuro candidato a las elecciones presidenciales de 2016 en más de una ocasión y que aspira este año a la reelección como gobernador, ha estado hombro con hombro una vez más con un presidente popular entre los demócratas en un estado que se inclina por ese partido.

El paso de Sandy dejó más de 60.000 millones de dólares en daños, convirtiéndole en el segundo desastre más costoso de Estados Unidos, solo superado por el huracán Katrina en 2005, en el que murieron 1.800 personas y los costes ascendieron a 128.000 millones de dólares.