Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa Blanca atenderá la gestión de McCain con los rebeldes sirios

El senador se convierte en el mayor alto cargo político de EE UU en visitar el país asiático desde que estalló el conflicto hace más de dos años

El senador John McCain posa junto al general Salim Idris y otros líderes de la oposición siria.
El senador John McCain posa junto al general Salim Idris y otros líderes de la oposición siria. AFP

La Casa Blanca conocía de antemano el viaje a Siria del senador republicano John McCain y espera el regreso del político para conversar con él, ha declarado hoy el portavoz del presidente, Jay Carney, durante el breve vuelo a Nueva Jersey donde Barack Obama visita las zonas afectadas por el huracán Sandy. Carney ha calificado de buena noticia el levantamiento del embargo de armas de la UE a Siria y ha criticado la venta de las mismas por parte de Rusia al régimen de Bachar el Asad, declarando que no acerca en absoluto al país a la deseada transición política. Preguntado sobre si McCain llevaba un mensaje de Obama a la oposición siria, el portavoz no se manifestó al respecto.

McCain se reunió este lunes en Siria con varios líderes de la oposición al régimen de Damasco. De acuerdo con The Daily Beast, el medio que primero informó de la visita del senador republicano al país asiático, los rebeldes le han presionado para que EE UU arme a la insurgencia, establezca zonas de exclusión aérea y autorice ataques desde el aire contra las fuerzas leales al presidente sirio. El senador republicano ha sido una de las una de las voces más críticas del Congreso ante la cautela de la Administración Obama en relación con el conflicto sirio y ha abogado a favor de establecer “zonas de seguridad” para asistir a los rebeldes sirios y ha defendido la necesidad de proveer de armamento a la oposición.

La Casa Blanca niega, sin embargo, que el viaje de McCain sirva para presionar todavía más al Gobierno de EE UU para que cambie su estrategia en Siria. “Las exigencias que le han planteado los rebeldes en su entrevista son las mismas que estamos sopesando aplicar”, ha indicado este martes a la cadena MCNBC la directora de Comunicaciones de la Casa Blanca, Jennifer Palmieri. En 2011, McCain viajó a Libia para entrevistarse con los rebeldes que estaban combatiendo a Muamar el Gadafi. Entonces, el senador también defendía la necesidad de que EE UU armara a la insurgencia. Meses después. el Ejército estadounidense se sumó a la alianza internacional que combatió al régimen de Trípoli.

Tanto Carney como Palmieri han reiterado que están deseando reunirse con McCain para que les traslade de primera mano el contenido de su encuentro con los rebeldes sirios. La Casa Blanca no ha querido vincular la visita del político republicano a Siria, la primera de un senador de EE UU desde que estalló el conflicto en marzo de 2011, con el cambio de política hacia el país asiático que la Administración ha reconocido que está sopesando, tras las informaciones coincidentes que evidencian el uso de armas químicas por el régimen de Damasco.

Desde que estalló el conflicto, el Gobierno de EE UU ha optado por potenciar las vías diplomáticas sobre la intervención militar para expulsar del poder a El Asad y acelerar la transición democrática en el país, pero el presidente ha reconocido que, de confirmarse el uso de armas químicas, podría contemplar una respuesta militar. Durante su visita a Costa Rica, Obama aseguró que su Gobierno sopesa autorizar bombardeos selectivos, pero descartó el envío de tropas a Siria. El mandatario mantiene, sin embargo, su reticencia a dotar de ayuda letal a la insurgencia debido al riesgo de que las armas y municiones caigan en manos de grupos radicales que se sospechan que forman parte de la oposición siria.

La semana pasada McCain votó en el Comité de Relaciones Exteriores a favor de una propuesta de ley impulsada por el senador demócrata Bob Menéndez que autoriza al Gobierno a dotar de ayuda letal a la oposición siria. El Gobierno de EE UU, con su secretario de Estado a la cabeza, insiste en desarrollar la vía diplomática centrando sus esfuerzos en la conferencia de paz sobre Siria que se celebrará el mes que viene en Ginebra.