Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un terrorista del Sahel dado por muerto reivindica los atentados de Níger

Las fuerzas especiales francesas intervienen en Agadez y matan a dos terroristas

Defensa confirma que el ejército perderá 24.000 efectivos en seis años

El terrorista de AQMI, Mojtar Belmojtar, en una imagen de archivo.
El terrorista de AQMI, Mojtar Belmojtar, en una imagen de archivo. AFP

Cumpliendo la premisa de que la amenaza islamista afecta no solo a Malí , sino a todo el Sahel, Francia se vio obligada este viernes a intervenir en Níger, un país fronterizo y estratégico para los intereses económicos de París porque garantiza gran parte del uranio que utilizan sus centrales nucleares. El Ministerio de Defensa confirmó que fuerzas especiales atacaron a los terroristas que el jueves atentaron contra un campamento militar de Agadez (norte de Níger) causando al menos 20 muertos y tomando varios rehenes. La sorpresa fue que Mojtar Belmojtar, el terrorista más temido de la zona, autor del feroz ataque contra una planta gasista de Argelia, y que fue dado por muerto por las autoridades de Malí hace unos meses, se atribuyó tanto la acción de Agadez como el segundo atentado cometido el jueves contra las instalaciones de la compañía francesa Areva en Arlit.

Unas imágenes emitidas por la televisión francesa I-Téle parecen confirmar que Belmojtar, apodado Míster Marlboro, y que según los especialistas en terrorismo es más poderoso que el emir de AQMI (Al Qaeda del Magreb Islámico), sigue vivo y plenamente operativo. La información se apoyaba en el comunicado emitido el viernes por un nuevo grupo terrorista supuestamente formado por Belmojtar, llamado Les signataires par le sang (Los firmantes por la sangre). La nota reivindicaba los atentados de Agadez y Arlit y afirmaba que Mojtar Belmojtar había “supervisado personalmente” ambos ataques.

El comunicado amenaza además a “todos los países que tengan intención de participar en esta cruzada, incluso en nombre de la manutención de la paz”, y afirma que “los candidatos al martirio están preparados y solo esperan una orden para atacar a sus objetivos”.

La reivindicación produjo enorme confusión porque, el jueves, había sido MUYAO (el Movimiento por la Unidad y la Yihad en África Occidental) quien se atribuyó el doble atentado y amenazó explícitamente a Francia y a sus aliados en la intervención militar de Malí.

El ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian, se limitó a confirmar que las tropas de élite habían lanzado una operación contra los terroristas que tomaron rehenes en Agadez. Defensa afirmó que dos terroristas resultaron muertos durante la operación. El jueves, tras colocar un coche bomba que mató al menos a 20 personas e hirió a una cincuentena, los combatientes islamistas hicieron explotar un 4x4 en la puerta de la central eléctrica de una filial de Areva, la compañía estatal nuclear francesa. La deflagración dejó una víctima mortal y 14 heridos.

“La situación se ha estabilizado, especialmente en Agadez, donde nuestras fuerzas especiales han intervenido en apoyo de las fuerzas nigerinas a petición del presidente de Níger, Mahamadou Issoufou”, dijo Le Drian.

El ministro defendió además la Operación Serval, lanzada en enero para liberar al norte de Malí de la sharía (ley radical islámica) impuesta por integristas musulmanes y tuaregs afines a Al Qaeda. “El objetivo de los terroristas era que Malí se convirtiera en un santuario islamista, y eso no va a suceder”, explicó el titular de Defensa. “Ahora hace falta evitar el riesgo de que pase lo mismo ya sea en el norte de Níger o en una parte del Chad”.

Níger es uno de los países que forman parte de la fuerza panafricana desplegada en Malí tras la ofensiva francesa, y sus soldados ocuparon Gao cuando fue liberada por tropas malienses, francesas y del Chad.

El presidente francés, François Hollande, prometió el viernes que Francia seguirá aportando “toda su solidaridad” a los países africanos amenazados por el terror islamista. El Gobierno socialista confirmó además que, desde ahora hasta 2019, el ejército francés prescindirá de 24.000 efectivos para recortar el presupuesto de Defensa, que ahora asciende a más de 30.000 millones de euros anuales. Le Drian aseguró que el recorte del 10% de los efectivos no afectará a la capacidad militar de Francia.