Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La socialdemocracia europea llama a atacar el paro juvenil

El presidente francés, François Hollande, asiste en Alemania al 150º aniversario del SPD

Angela Merkel, el presidente del SPD, Sigmar Gabriel, y François Hollande, hoy en Leipzig.
Angela Merkel, el presidente del SPD, Sigmar Gabriel, y François Hollande, hoy en Leipzig. EFE

Los líderes de centroizquierda europeos han llamado este jueves en Leipzig a aumentar los fondos para combatir el paro juvenil. En sendos discursos durante la celebración festiva del 150º aniversario del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), tanto el presidente francés, François Hollande, como el jefe del SPD y líder de la oposición alemana, Sigmar Gabriel, demandaron medidas más ambiciosas para atajar las astronómicas tasas de desempleo que padecen los jóvenes de países como España. Gabriel lamentó que, “comparados con los cientos de miles de millones” de euros que se invierten “en rescatar bancos”, los “miniprogramas contra el paro son meras dosis homeopáticas”. También el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo antes del acto: “Habría que movilizar mucho más que los 6.000 millones de euros que promete la Comisión Europea hasta 2020, porque eso no es nada”.

Hollande homenajeó la historia democrática del SPD y auguró un inminente “nuevo capítulo” para la Europa unida, pero también tuvo palabras de reconocimiento para las reformas laborales del excanciller del SPD Gerhard Schröder (1998-2005), presente entre los 1.600 invitados en el célebre auditorio de la Gewandhaus de Leipzig. El progreso, dijo el socialista francés, “requiere decisiones que no son fáciles” como las que tomó Schröder contra la opinión de muchos socialdemócratas. Este “sentido de la realidad es otra de las aportaciones del SPD” a la cultura política europea. Los impopulares recortes sociales de Schröder metieron al partido en una crisis de la que aún no ha terminado de recuperarse, pero según Hollande “permitieron a Alemania adelantar” económicamente a otros países europeos.

Rubalcaba: “Hay que movilizar más fondos de los que promete la UE”

En los últimos meses se han agriado las relaciones entre el presidente Hollande y el Gobierno de la canciller democristiana Angela Merkel, que presiona a Francia para que adopte medidas de austeridad según el patrón marcado por Schröder hace 10 años. El Ejecutivo alemán y el presidente del Banco Central (Bundesbank), Jens Weidmann, se turnan para advertir de las tormentas quese ciernen sobre la estancada economía francesa si Hollande no aplica reformas drásticas.

El presidente francés pidió a los dirigentes del SPD que estén “orgullosos de su procedencia”, porque es el partido que “inventó la cultura del compromiso”, que dijo haber aprendido. No obstante, recordó acto seguido que Alemania y Francia “son países diferentes” para los que no sirven las mismas recetas.

El presidente francés dice que las recetas alemanas anticrisis no sirven en su país

El germen del SPD, la Asociación General de Trabajadores Alemanes (ADAV), nació en 1863 en Leipzig, de la mano del socialista Ferdinand Lasalle. El partido celebró hoy por todo lo alto que su partido es la formación más veterana del centroizquierda de Europa continental. Asistían al acto numerosos dirigentes de la socialdemocracia alemana y europea, entre ellos varios jefes de Estado y de Gobierno. También acudieron las principales autoridades del Estado, como el presidente alemán, Joachim Gauck, los jefes de las Cámaras parlamentarias y la canciller Merkel.

Tanto Gauck, que no milita en ningún partido, como el presidente del SPD destacaron el papel “crucial” de los socialdemócratas en la historia de la democracia alemana. Gabriel recordó que se trata de la única formación alemana que “ha cometido errores, pero ninguno del que haya tenido que avergonzarse hasta el punto de cambiar de nombre” desde que quedó fijado en 1890.

Los dos políticos alemanes y el presidente Hollande destacaron cómo el SPD “eligió vincular la democracia con el socialismo”. La “idea liberal de la libertad”, explicó Gabriel, quedó “vinculada” a la aspiración socialista de equiparación social y legal de los obreros y otros colectivos, así como de las mujeres. Sigmar Gabriel hizo un largo repaso a las figuras señeras del SPD que, “hijos de modistas y obreros”, alcanzaron puestos de alta responsabilidad “gracias a la educación” universal que el SPD “propugna desde el principio”.

Los tres recordaron las palabras del dirigente socialdemócrata Otto Wels en 1933, cuando los diputados alemanes otorgaron plenos poderes a Adolf Hitler con la única resistencia de 94 diputados socialdemócratas (los 81 comunistas quedaron excluidos): “Nos pueden quitar la libertad o la vida, pero no el honor”. Para Gauck, es el discurso “más valiente nunca pronunciado en el Parlamento alemán”.

En Leipzig no hablaron ni la canciller Merkel, cuyo partido lidera las encuestas, ni su rival socialdemócrata para las elecciones de septiembre.