Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brasil anuncia el rescate de 2.849 nuevos esclavos

Estos trabajadores se hallaban laborando en sector de la siderurgia y de la construcción civil

Obreros trabajan en Río de Janeiro.
Obreros trabajan en Río de Janeiro. EFE

En 2012, el Gobierno de Brasil rescató un 14% más de trabajadores en situación semejante a la de los antiguos esclavos que el año anterior, con un total de 2.849. El anuncio de esos rescates llevados a cabo por fiscales del Ministerio de Trabajo y Empleo (MTE), ha sido hecho este lunes en el que Brasil ha celebrado el 125 aniversario del fin de la esclavitud en el país.

El 13 de mayo de 1888, Brasil fue el último país del mundo que acabó con la esclavitud. Hoy en varios actos públicos han hablado nietos de antiguos esclavos. Lo que llama la atención de los datos emitidos por el Gobierno es que esos 2.849 trabajadores recatados de una condición de trabajo “semejante al de la esclavitud”, no se hallaban sólo, como generalmente ocurría, trabajando en grandes latifundios agrícolas sino también en el sector de la siderurgia y de la construcción civil.

Los trabajadores liberados fueron fruto de 255 operaciones en las que fueron analizadas las condiciones de trabajo de 30.793 obreros. En el Estado de Para fue rescatado el mayor número de trabajadores en condiciones de esclavitud con un total de 563. El total de las indemnizaciones ofrecidas a los trabajadores rescatados ha sido de cuatro millones y medio de dólares.

En Brasil, el prejuicio contra los negros que son los herederos de la vieja esclavitud no es racial sino social. El Estado, entonces, no ofreció educación a los esclavos liberados, sino que les dejó a su suerte hasta el punto que muchos pidieron volver a su antiguo estado de esclavitud. Si hoy un negro, como el actual Presidente del Supremo, Joaquim Barbosa, llega a destacarse socialmente no sólo es aceptado sino aplaudido donde llega. 

Lo que ocurre es que negros y de color son herederos naturales de aquellos esclavos que no fueron escolarizados y cuyos hijos y nietos arrastran hasta hoy el peso de aquella discriminación social. En Brasil existe una gran conciencia por parte del gobierno de rescate de aquella deuda con los que hoy son ya el 51% de la población. Se multiplican en efecto, las acciones sociales en favor de ellos como las cuotas para poder estudiar en las universidades o para obtener becas dentro y fuera del país.

Un descubrimiento en los archivos de Río de Janeiro del tiempo de la esclavitud, es que existieron en aquellos años por lo menos 400 acciones judiciales de esclavos contra sus patronos, algo que les suponía enfrentarse con algo muy grave para ellos. Y lo que más ha conmocionado sobre estos archivos es que la mitad de aquellas acciones de los esclavos contra sus dueños fueron acogidas en segunda instancia por el entonces Tribunal nacional de Río de Janeiro. Los analistas subrayan que ello significa que los esclavos no aceptaron pasivamente su condición como fatalismo, sino que hasta llegaron a revelarse acudiendo a la justicia.